Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA EXTRA
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
En las manos de Perón, Mayo de 1973

REVISTA EXTRA - AÑO VIII - Nº 95 - MAYO 1973

EN LAS MANOS DE PERON

En 40 días los argentinos han pasado del fervor a la preocupación. De la esperanza al enigma. De la ilusión al miedo. Los que votaron al Frente. Los que no votaron al Frente. ¿Por qué? En el vía crucis de Semana Santa, algunos comunicados, algunos comportamientos, introdujeron indicios intranquilizadores aun en el mismo Frente Justicialista de Liberación. El propio Perón tuvo que enviar un télex, "cuidadosamente vigilado" por él mismo en su emisión y recepción, para evitar desviacionismos internos y proteger su victoria electoral de los usurpadores. Hasta que él (Perón) no vuelva a la Argentina, nadie puede innovar. Y la advertencia tiene varios destinatarios, incluso para los que se adjudican "los únicos méritos revolucionarios". Perón sabe que llegó la hora más difícil: gobernar. Con su sentido del liderazgo y el conocimiento "de los argentinos" comprende que el 11 de marzo se votó por la recuperación del poder, pero no por el "abuso del poder" ni por un repuesto de disfraces. Mucho menos por el "contrabando ideológico". Por eso buscó aliados que, desde el mero punto de vista electoral, no los precisaba. Por eso propuso una alianza de clases y no una "lucha de clases". Ahí se equivocan los marxistas infiltrados. No hace a la ética de una ideología el "copamiento" de un sentimiento nacional, social, cristiano, pleno de auténticas convicciones. Y eso es el justicialismo, que algunos llaman ahora "socialismo nacional" y otros, más audaces, "socialismo", sin esclarecer qué entienden por el nuevo rótulo. Si la izquierda organizada, se llame marxista o trostkista, tiene un ideal, que lo exponga desde su propio bando. El peronismo está cansado de ser usado. Advertimos que con el pretexto de "trasvasamiento generacional" se intenta el "trasvasamiento ideológico". La autenticidad absoluta que predicó Jorge Abelardo Ramos, de cuyo socialismo nacional nadie puede dudar, que a la hora de las cuentas claras (el 11 de marzo) reunió 41.000 votos. Ni el 0,50 por ciento del electorado. Por otra parte, el ERP, cuyo origen no niegan sus integrantes, calificó hace dos años a Perón de "bonapartista y burgués". ¿Por qué ahora pretenden actuar en su nombre o protegerse a su inmensa sombra? ¿O creen que Perón "es un convertido?

En su mensaje negando la tregua pedida por el presidente Cámpora replican que seguirá "combatiendo a las empresas y las Fuerzas Armadas". Atacan a José Rucci, indicado claramente por Perón para la conducción sindical, y rechazan la idea de "constituir entre pueblo y FF.AA. una unidad indestructible". Fustigan al futuro Parlamento –elegido por la voluntad popular- interpretando que no será "revolucionario" (¿protestas?) y ponen énfasis en señalar que no hay diferencia alguna "entre los capitales europeos y los capitales norteamericanos, porque su entrelazamiento lleva siempre a"la explotación del pueblo". Párrafo textual del comunicado que el Gobierno prohibe publicar. Omiten recordar que justamente Perón está haciendo directamente con el Mercado Común Europeo las gestiones para capitalizar a la Argentina, disminuida en sus inversiones por la falta de legitimidad de sus últimos gobiernos, los desaciertos de "argentinos" que negociaron mal (mal para ellos y no para el país). La estocada va dirigida al propio Perón. Y terminan amenazando a Cámpora, cuando dicen que "todo aquel que manifestándose parte del campo popular intente detener o desviar la lucha en sus distintas manifestaciones armadas con el pretexto de dar tregua debe ser considerado un agente del enemigo, traidor a la lucha popular y negociador de la sangre derramada".

CONVIENE resumir:

1) "La guerrilla", después del 11 de marzo, va dirigida contra Cámpora y Perón, cualquiera que sea la invocación. Es un sabotaje al nuevo gobierno, lo priva de poder, disminuye la imagen del presidente. Y es también producto del "miedo" de "los intrusos" en el Frente Justicialista, porque saben que Perón levantará la cortina y quedarán al desnudo los "contrabandistas ideológicos". Esto no quiere decir que no se socialice la medicina, la distribución del ingreso, que no se cambien las estructuras obsoletas, que se siga permitiendo la descapitalización del país, que no se nacionalicen los depósitos bancarios para conocer el destino del esfuerzo del pueblo, que no se castigue con la ley a los delincuentes económicos y que termine el viacrusis argentino desde la frustración de sus universitarios hasta la dependencia en que nos han colocado, no tanto las empresas multinacionales como algunos pésimos argentinos, por ineptitud o inmoralidad.

2) Será importantísimo para ayudar a este proceso el comportamiento de los "no peronistas". Si sabotean al gobierno de Cámpora, si lo enfrentan con malas armas, si no colaboran en la transformación acentuada, trabajan "para su enemigo". Después de Perón no viene "Santo Tomás de Aquino". De los denominados "gorilas antiperonistas" es poco lo que cabe esperar. No comprendieron nada durante 18 años. Es casi imposible modificarlos ahora. Están momificados. Y sin premeditación, tal vez con alevosía, se dan la mano con los "ultras" que dicen combatir.

3) La Juventud Peronista, más allá de los comunicados amedrentadores, no se prestará al juego de sus amigos-enemigos que compartieron trincheras pero no ideologías. Ni Licastro, ni Abal Medina, ni Galimberti desconocen la dirección de los vientos. Si Carlos Marx conociera a fondo el pensamiento de estos líderes juveniles le daría una lipotimia. Porque son la "conciencia crítica de la sociedad" pero no su "conciencia marxista" como desean algunos "contrabandistas". Es más: a ellos les toca el duro papel de rechazar las "trampas" y los "disimulos". Saben que en la Argentina la "extrema derecha" es un dinosaurio político y que la "extrema izquierda" aquí, aquí, no tiene opción.

4) El presidente Cámpora no necesitará un ejército neutral. Porque el ejército neutral es muchas veces usado por el enemigo. La postura de abstención, hoy, no es lícita. El peronismo tiene su programa económico y social y precisa Fuerzas Armadas de apoyo para cumplir la revolución prometida. Cuando Perón habló de alianza, no excluyó a los militares. Hablar de "milicias populares" y del programa de Huerta Grande o el de la C.G.T. de los argentinos es desobedecer a Perón. Confundir al aliado con el enemigo suele ser una práctica normal en la Argentina. Por eso nos va como nos va.

PERON se habrá declarado soldado. Pero es "el General". El tiene en sus manos el "actual porvenir".

Como escritor político, comprometido, acosado pero no acorralado, sugiero, frente a tanto tremendismo, miedo y tinieblas, que lo único que no se puede hacer es no hacer nada.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr