Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA EXTRA
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
¿Quién quiere voltear al gobierno?, Octubre de 1974

REVISTA EXTRA - AÑO X - Nº 112 - OCTUBRE 1974

¿QUIEN QUIERE VOLTEAR AL GOBIERNO?

Ya no quedan palomas; aquí todos son halcones. El "muerto por muerto" ahora se cumple rigurosamente. No se puede hacer pronóstico. Las preguntas son las mismas: ¿A quién mataron hoy? ¿Qué pasa? ¿Cómo termina esto? No hay respuesta. Hay otras angustias: ¿por qué hoy que hay un gobierno y una oposición representativa el crimen político espera en cada esquina? ¿Quién quiere transformar a la Argentina en otro Vietnam? ¿Se ha tomado conciencia que en la penúltima semana de agosto hubo un muerto cada 7 horas de promedio? Más que indagar ¿qué pasa? Deberíamos preguntarnos ¿qué nos pasa?

ATRAS, en la memoria, quedan otros condenados a muerte y "ejecutados"; José Rucci, a 40 horas de producirse el milagro increíble de ser elegido Perón, por tercera vez, presidente de la Nación, higienizando así la vida política. Todo esto hace apenas un año. En el ayer quedaban los cuerpos crucificados a balazos de Augusto Vandor, Dirck Kloosterman, Hermes Quijada, Perdro Eugenio Aramburu, la modesta vendedora de diarios de un quiosco de Rosario que "murió gratis" cuando asesinaron al general Juan Carlos Sánchez; la "noche ciega" de Trelew; Arturo Mor Roig. Y tantos que nuestra memoria no alcanza a abarcar. La amnistía que iba a ser dispuesta fue "arrancada". Amnistía pero no amnesia. Se firmó la paz, pero algunos soldados siguieron "la guerra por su cuenta". ¡Parecía mentira!: lucharon para que Perón volviera al país y al poder y fueron los primeros que lo enfrentaron, lo desobedecieron, lo agraviaron, casi le adelantaron el reloj de la muerte. Se jactaron del "crimen" y en cada aniversario en vez de olvidar –que es lo mejor que tiene la memoria – relataron minuciosamente la consumación del acto infernal. Lo justificaron. Lo explicaron. Lo amaron.

Y en el mes de agosto dramático otros asesinatos nos acercaron al borde de la guerra civil: Atilio López, Julio Troxler, Alfredo Curuchet, Ortega Peña, Silvio Frondizi, nada da la razón al crimen político. Pero acaso el psicopatismo y la confusión que padecen algunos razonadores que sólo oran "cuando mueren los de su bando" y se callan cuando son "ejecutados" los "del bando contrario" tiene que terminar ya mismo, porque es enfermizo. Lloremos por todos. Gritemos por todos. O seremos cómplices de la violencia.

ALGUNOS enfermos de ideología guardaron silencio, repetimos, "cuando los muertos eran otros". Y se callaron la boca cuando en estos días fueron suprimidos físicamente, crucificados a balazos despiadados, el coronel Jorge Grassi y el joven teniente 1º Luis Roberto Brzic que, como el hijo del ex rector Raúl Laguzzi, ya no podrán ver el famoso año 2000. O se mostraron complacientes con el secuestro de Juan y Jorge Born y de tantos otros promotores de fuentes de trabajo –más humanizados, menos humanizados – a los que permanentemente descalifican y así colocan en la mira de los Itaka de moda. Como si crear fuera pecado. Desfigurar imágenes es un modo de sentenciarlos. Crecer, sobresalir, no es forzozamente ser apátrida o entreguista o agente de la dependencia. Y si se progresa "a costa del país", ahí están las leyes, ahí está el Estado y el "gobierno nacional y popular" para la corrección. No las balas por la espalda a los que trabajan de frente. Y, curiosamente, dirigentes gremiales, empresarios, políticos, legisladores nacionales (incluso de izquierda), militares amenazados de muerte, se quedan aquí. Residen aquí. Corren los riesgos aquí. Mientras algunos filósofos o ideólogos se radican en otros países buscando seguridad.

¿No habrá que nacionalizar los miedos? Justamente refiriéndose a los filósofos en curso, Georges Suffert, en su libro "Los intelectuales en el diván", dice: "En la época en que andamos más o menos en tinieblas, cuando la física se pierde en la noche de la confusión, la química balbucea, cuando la historia percibe que ha incurrido en tremendo errores, los filósofos pretenden estar en posesión de la verdad, y lo que es más inquietante es que tienen el tupé de enseñarla. La mayor parte de sus discípulos no ha leído nada y juzgan acontecimientos, interpretan conflictos de la época, a partir de curiosas aproximaciones y consignas que nada tienen que ver con la realidad que es la única verdad".

TRISTES, angustiados, no sabiendo si es "la CIA" o la "Cuarta Internacional" o nosotros mismos usados como títeres, vemos que la sangre nos riega y no le ponemos nombre de guerra civil, pero lo es. En miniatura. Pero lo es. Alguien quiere terminar con este gobierno, que es concluir ya mismo con la flamante democracia para colocarnos otra vez en la irrepresentatividad y después aprovechar la "soledad de las Fuerzas Armadas" para hundirnos definitivamente en la negra noche del caos, de la ausencia de libertades máxima y mínimas. Alguien quiere que la Argentina sea una especie de "conejito de las Indias" de alguna experiencia pre-conflicto mundial que otros pueblos pagaron y muy caro. Ese "alguien" es de afuera y de adentro. Porque como una vez nos decía un ministro de la Nación, "es más fácil que el presidente de una empresa extranjera acepte las reglas de juego que le fijamos, que convencer a los abogados argentinos de esa misma empresa de que las admitan". Así como tenemos egresados universitarios que sirven los "malos intereses" –porque hay intereses perfectamente justos – también tenemos amigos de la violencia que son más imperialistas que aquellos grupos que ellos llaman "agentes de la dependencia". Saben para quién trabajan o no saben; el daño es el mismo. Y los "conversos" están a la orden del día. Como dijera aquel irónico español: "Yo era de la derecha civilizada, pero después de una profunda crisis de conciencia ahora me llamo socialista de rostro humano".

LA contradicción interna del "progresista" es que no cree en el progreso. Tiene una veta roussoniana del retorno a la Naturaleza, que sería lo ideal, si además la gente no quisiera vestirse, tener calefacción, televisión, automóvil, viajar, educar dignamente a los hijos, habitar vivienda propia, prolija, digna. En fin... "ser materialista" ¿no? La destrucción de las cosechadoras de Tucumán –hecho flamante – nos hace evocar que a mediados del siglo XIX, cuando empezaba la era industrial, los obreros británicos trataban de romper las máquinas recién inventadas porque sospechaban que eran contrarias a sus intereses. Lord Byron las defendió en un discurso que fue famoso; pero también Marx se dedicó afanosamente a explicar que el maquinismo era un factor de progreso útil para todos. Para Marx –por favor, lean y relean esto que está escrito y documentado – la Naturaleza era algo hostil contra lo que había que luchar. Marx tenía fe en la máquina y en la sociedad industrial a condición de que la máquina sirviese al hombre. ¿Comprenden? De eso se trata, no de terminar con las fábricas, con las máquinas con el capital, sino de que sirvan a la sociedad. Sin embargo, un siglo y medio después, hay algunos "progresistas" que no creen en la máquina y ponen bombas en las empresas automotrices. Mientras Brehznev inaugura una planta de Pepsi Cola en Moscú, nosotros, aquí, hacemos añicos las instalaciones de Coca Cola. ¿Quién se equivoca? ¿Brehznev? ¿Nosotros?

SON tics. Que se agravan cuando se trata de grandes planes político-económicos-sociales. Ese "progresista" se enfrenta con las centrales nucleares porque teme la polución pero tolera el petróleo. Lo tolera mal, es cierto... Preferiría el carbón. Es decir, retroceder. Sicco Mansholt, un marxista de la línea socialista, propone el "Crecimiento cero": que todo quede como está. ¿Alguno de nuestros ideólogos no estará en lo mismo? El miedo del "progresista" al progreso es total e irracional. Cree que no será suyo. Y entonces quiere que se acabe. Ahí germina la violencia. Por eso rompen facultades, llevan al cierre de la Universidad tras consignas de liberación e ingreso irrestricto. Un censo de utópicos les daría el triunfo total. Muchas mentes puras, ideales, son aprovechadas por los dueños del cinismo, que no viven como predican. Que las llevan a caer en el mito del paraíso perdido. El mundo que nunca existió. Lo disfrazan de nuevos nombres: tal vez, contaminación; tal vez, medio ambiente.

En un país como el nuestro, donde con 3 millones y pico de kilómetros cuadrados cuando uno abre una ventana entra una vaca. Y ¡ojo!, una vaca por hectárea... Un país donde todo está para hacerse. Para crecer. Para ser potencia. Tal vez olvidan, hipócritas del ideologismo, que cuando "los otros no tenían máquinas, tenían el látigo". Quizás olvidan que todo tiempo pasado fue peor. ¿O que estamos asistiendo al disfraz de las ideologías? El progresista trata de convencer que "la pobreza es una virtud". Se vuelve contra la industria en vez de combatir la especulación del suelo. Ataca al campo en vez de pedir más producción y mejor distribución. Se horroriza de la computadora en vez de mejorar la mente de quien la programa. Y rompe la computadora a bombazo limpio o asesina al programador. Y, sin alusiones personales a nadie, "la barba del hombre primitivo resulta ser su bandera".

CUANDO estoy terminando de escribir este mensaje con mi dolor por todos los muertos, porque no los selecciono, me entero que el general Carlos Prats, el militar legalista de Chile, fue fulminado junto a su mujer, en un atentado, aquí en nuestra tierra. Entonces me convenzo más. Los anarquistas están entre nosotros. Alguien quiere voltear al Gobierno probando su debilidad para terminar con la violencia. Alguien quiere sacar a los militares de sus casillas. Alguien quiere que seamos Vietnam. Alguien nos quiere asesinar a todos, de uno en uno. Tal vez para ofrecernos algún anarquismo adolescente liberal o un "paraíso marxista" o un fascismo corporativo. Pero nosotros no estamos para reposiciones de comedias antiguas.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr