Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA EXTRA
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
¿Qué hace de malo la clase media...?, Marzo de 1975

REVISTA EXTRA - AÑO X - Nº 117 - MARZO 1975

¿QUE HACE DE MALO LA CLASE MEDIA...?

Recién llego de EE.UU. Los esfuerzos tremendos de Alejandro Orfila –embajador ante aquel país–, de Carlos Ortiz de Rosas –embajador ante Naciones Unidas–, de Raúl Quijano –embajador hasta hace días ante la OEA–, sucumben cuando las primeras páginas de los principales diarios del mundo tienen la noticia de los asesinatos de Adolfo Cavalli, de Teodoro Ponce, de Hipólito Acuña, o del cónsul honorario en Córdoba, John Patrick Egan. Sin contar los agentes y cabos de policía o tenientes del Ejército que nunca más soñarán. Los que disparan apuntan bien si quieren ajar la imagen nacional en el exterior. No sólo desangran los "muertos elegidos". También el país.

La muerte vuelve a vivir entre nosotros como cosa de todos los días. Como lavarse los dientes. Como almorzar. Como dormir. Nos hemos hecho habitués. Pienso: muchos guerrilleros que empuñaron armas y fabricaron venganzas propias aun en nombre de grandes lemas no cambiaron el mundo, no transformaron sociedades. Carlos Marx, por tocar un tema que le es favorito a muchos de sus invocadores armados, pensó y esciribió largos textos o documentos tan serios como "El capital", que gravitaron en este siglo más que cualquier asesinato por espectacular que fuera. Marx propuso y definió "su revolución" y, que se sepa, no mató a nadie. En fin... pienso. Tal vez sea una "reflexión sofisticada" y emocional de quien recién llega y se encuentra con la muerte rondando las vidas...

ENTONCES pienso más; el aparato productivo está agredido. Lastimado. Averiado. Elijan. No sé qué es más grave: ¿la no producción o el desabastecimiento? ¿"De qué" hay más...? ¿No producimos o lo que producimos lo "sacamos" del mercado...? Si no producimos es por la falta de inversión interna y externa. Me pregunto: tomemos un inversor extranjero, pequeño, de 5 millones de dólares, por ejemplo. Colocando ese dinero en cualquier banco de USA se logra el 12% en dólares de interés anual. Pero quiere ganar más: el 3 o 4 o el 6% más. Entonces se propone invertir en la Argentina. Primero tiene que superar las vallas justas –todo país tiene que saber dónde se orienta la inversión para darse el lujo de elegirla– y las normas injustas, que de todo hay en la viña de los negocios... Instalada la planta, luchar con los inconvenientes de los que aman "la no producción"; soportar la desconfianza por su carácter de "inversor extranjero" y, por último, el riesgo físico –asegurado– de un secuestro que tal vez le cueste en dólares mucho más que la inversión... ¿Entonces? Para nacionalizar una industria extranjera tiene que estar aquí. ¿cómo "argentinizar" una "multinacional" si no está?

El inversor nacional tampoco parece más protegido (como debiera serlo). Corre los mismos riesgos, y no se desanima porque realmente "Dios es argentino", como se suele decir en célebre frase (y rezando para que Dios no se desafile).

Una clara prueba la dan Manuel Madanes y José Gelbard, cuando al declarar en el caso Aluar –esperemos que no se ponga preso al Proceso, costumbre "tan nuestra"– aseguran que "en la Argentina hay que hacerse perdonar por tener éxito y montar una empresa". El ex ministro Gelbard fue más preciso, cuando dijo:

"Toda obra importante para el país enfrenta tres etapas. En la primera, se trata de que no se haga para que así puedan seguir beneficiándose los que desde adentro y desde afuera, lucran con la falta de las grandes obras que el desarrollo nacional requiere. En la segunda etapa, cuando se decide encarar la obra, tratan de hacerla ellos, las compañías multinacionales. Finalmente, cuando, a pesar de todo, el país emprende la obra, por sí o por una empresa nacional, viene la campaña de desprestigio. Como la obra ya se ha emprendido, trabajan para el futuro con el fin de generar desconfianza".

El ministro de Economía, Alfredo Gómez Morales, tiene que hacer malabares para revitalizar el salario obrero –los 40 mil pesos que decretó la señora presidente de la Nación–, evitar que se trasladen los aumentos a los precios y, además, mantener la rentabilidad positiva de las empresas. Pero las declaraciones son de tinte contradictorio; como por ejemplo anoticiar que no pasarán a los costos los aumentos salTrebuchet, trebuchet ms, verdana, ariaLes y el mismo día leer que "subió" –por decirlo familiarmente– el queso, la manteca, la leche y otras penurias conocidas. ¿Importamos vacas? ¿Son vacas norteamericanas? El doctor Gómez Morales admitió (según la agencia UPI) que "la escasez de productos de consumo popular se debió al estricto régimen de congelación de precios impuestos por el gobierno peronista apenas asumió el poder en mayo de 1973. Esa congelación –agregó-, mantenida duramente demasiado tiempo, tuvo la parte negativa de frenar la inversión". Realmente franco el actual líder económico. Acaba de llevar el dólar "a su realismo". Alivia a los exportadores y prueba que Gómez Morales tiene los pies en la tierra.

Pero mientras tanto y como final, pienso otra vez: ¿QUE HACE DE MALO LA CLASE MEDIA PARA SEGUIR PAGANDO LOS PLATOS ROTOS? ¿Quién la asiste? ¿Quién se ocupa de ella? ¿Quién la defiende? Es productora de bienes y servicios. Consume (cuando puede). Tiene que mantener un standard particular de vida... Freud tenía razón: "Se lastima lo que más se quiere". A la clase media y al campo, al inversor y a los creadores se los debe adorar... Por eso se los castiga.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr