Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA EXTRA
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Aman a la democracia pero no a la señora Presidente, Noviembre de 1975

REVISTA EXTRA - AÑO XI - Nº 125 - NOVIEMBRE 1975

AMAN A LA DEMOCRACIA PERO NO A LA SEÑORA PRESIDENTE

Es el editorial más difícil de estos dos años y pico de la democracia. Estamos en las vísperas... Algo cambiará. Está en el "ambiente". Se respira. Los argentinos que tenemos 50 años, periodistas, médicos, abogados, obreros, empleados, ejecutivos, empresarios, ya nos hemos encontrado muchas veces con situaciones parecidas. Vimos el Gran Desfile. Siempre se actuó temperalmente. Se pensó después. Así nos fue. Pase lo que pase, es mejor pensar antes. Porque además de lo mal que nos va, enfrente, mirándonos a todos, civiles y militares, está la guerrilla. Una novedad que se pone vieja, pero está ahí, mortífera, fatal. Enterrándonos "de a uno". Porque la sociedad no ha tomado conciencia plena de que estamos en una miniatura de guerra civil. Porque vamos de velatorio en velatorio y de sepelio en sepelio, como un hábito. Nos amontonamos frente a la muerte. Cada día nos estremecemos menos. Aunque gritemos más. Muchos, porque la indiferencia forma parte del patrimonio nacional. Este año, así como la inflación alcanzará el 300%, nuestros muertos, en la famosa "revolución en paz" alcanzarán casi a los 1.800. Un punto de inflación por día. 6 muertos por jornada. Argentina irreconocible.

¿Qué hacemos? El Ejército lucha en Tucumán. Los organismos de seguridad -policía y Gendarmería- matan y mueren. Todos, desde la soledad. Celebramos el 17 de octubre. Paramos el país. ¿Qué festejamos? Cuando murió su madre, Bernard Shaw ordenó cremar sus restos y luego, esparciéndolos al viento, gritó adolorido: "¡Tumba!, ¿dónde está tu victoria?"

LA sensación militar de soledad debe ser tremenda. Se muerden los labios. ¿Estamos en guerra o no?, se preguntan los que están en la trinchera. ¿Estamos en guerra todos o sólo nosotros? Callar o contestar da lo mismo. No nos creen.

LA duda se ha instalado en el cuerpo de la República. Ciertas o no, las denuncias sobre irregularidades se suceden. Ex ministros, hasta recientemente sustituidos secretarios de Estado, son devorados por las sombras de presuntas inmoralidades. Si no son ciertas, ¿por qué no se presentan a la justicia? Porque esta ola de prejuicios afecta también a la señora presidente. Desde hace tiempo, conoce su complicada situación. ¿ingenuidad? ¿Desconocimiento> ¿Inexperiencia? Todo ello, si la sospecha se confirmara, sería tremendo porque es el nivel principal de un país. No son sólo 7 millones y medio de votos, que es lo emocional. Y lo pasajero. Es que el jefe de un Estado debe ser un paradigma. Un modelo. Pero además, ¿por qué arrastrar meses y meses la duda? Si la presidente se mancha, mancha la República. Si se mancha la República, se suicida la democracia. Porque los argentinos somos propensos a extender las manchas a todos. A Arturo Frondizi, considerado eficientista, y con muchos nostálgicos a su favor, hoy, se lo acusó de inmoralidades y enfermedades ideológicas, cuando la raíz era política. Lo destituyeron. A Arturo Illia, cuya moral es incontaminada, como la del jefe de su partido, Ricardo Balbín, se le enrostraron lentitudes. Ahí surgió otro calificativo que le daba horizontes restringidos: la tortuga. Nuestra vocación por la zoología es apasionante. Illia cayó. Se invocó la incapacidad. Juan Carlos Onganía, eficientismo llevado al límite, el país se surcó de obras de infraestructura. Motejado de "quedantista" y de soñar con 30 años de poder, sucumbió. En el caso actual, los 7 millones y medio de votos han permitido la paciencia mayor; porque según los militares, de cualquiera de las tres armas, aun los más convencidos de que no hay que interrumpir el proceso, afirman que existe incapacidad probada e inmoralidad manifiesta.

PERO no quieren volver a la soledad absoluta. Recuerdan que muchos que hoy golpean para que "volteen" al Gobierno después pueden aparecer publicando solicitadas para que termine "la dictadura militar". Tienen memoria. Según los psicólogos, sólo los irredimibles se equivocan dos veces igual.

ESTA claro que el país, sorprendido, pero no del todo conmovido, vive también su propia amoralidad, que la crea un sistema económico de desorden y de intercambio de valores: trabajar es ser "zonzo"; especular es ser "vivo"; invertir, es suicidarse. ¿Podrá la conducción económica peronista recuperar la disciplina social y laboral, que se desbordó por medidas impuestas desde el Poder y por las marchas y contramarchas en que incurrió la presidente de la Nación? ¿Quién le dirá a la gente que debe trabajar? ¿Quién terminará con la guerrilla industrial metida en los huesos sin calcio de las fábricas? ¿Los que ayer fueron complacientes, pueden hoy conseguir obediencias? Todos quebramos ya las reglas de juego; todos fuimos a los bonos reajustables; otros, a los dólares; otros, al exterior. Otros, al cierre de sus fábricas. Otros, al desempleo. Los que crearon desorden, ¿pueden poner orden? Ojalá.

En la Argentina se denuncia. Y mucho.

En la Argentina se investiga. Y mucho. O poco. Elija usted.

En la Argentina no se castiga nunca a nadie.

Todos salen absueltos. Penitenia, no hay. "Refuerzos negativos", esto es, corregir desde la cárcel, no se conoce. Nunca se pudo votar la ley de enriquecimiento ilícito. ¿Por qué?

Esto lo sabe el hombre común. El encogimiento de hombros y la expresión ¿para qué? Nacen prontos cuando uno le habla de ser decente.

Eso es lo terrible de hoy. No el producto bruto, la balanza de pagos que da negativa. Eso se arreglará. Cuando haya penitencia...

ESTAMOS en los umbrales de amaneceres. Todos debemos meditar mucho. Y los que son protagonistas, mucho más. No sea que el retorno irreflexivo, temperamental, sea, después, la causa, otra vez, del trastorno...

NADA de lo que aquí escribimos contribuirá o evitará "lo que tenga que pasar". La temperatura es alta. Angel Federico Robledo y Antonio Cafiero, desde un ángulo, Victorio Calabró, desde otro, tratan de aplicar la autocrítica y de modificar "climas". En el peronismo, unos entienden que hay que llegar hasta el final sin prescindir de María Estela Martínez de Perón. Otros piensan que si la jefa del Estado se "libera de la pesada carga del Poder" con una dimisión fundada en razones de salud, todavía pueden quedar en pie las instituciones y entonces Italo Argentino Luder reasumiría hasta que la Asamblea Legislativa elija a quien debe completar el período. Esta variante también tiene sus adeptos en el radicalismo y en muchos oficiales de las Fuerzas Armadas. El reciente problema vesicular de la señora presidente que obligó a internarla en la madrugada de lunes justificaría cualquier deserción. Los que aman a la democracia no siempre aman a la señora presidente.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr