Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA EXTRA
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
¡Piedra Libre!, Septiembre de 1976

REVISTA EXTRA - AÑO XII - Nº 135 - SEPTIEMBRE 1976

¡PIEDRA LIBRE!

YO me podría ocupar de que un "pollo" vale 33.000 pesos. O que la nafta "subió" un 20 por ciento. O que hay indicios de que desde las sombras se busca crear rozamientos entre el ministro Bruera y el interventor Constantini para adelgazar más aún la difícil vida de la educación y de la Universidad en la Argentina. También tengo ganas de gritar mi desesperación cuando algún padre se me acerca y me formula el angustioso llamado de la desaparición de su hijo. No plantea si tiene culpa o no culpa, sino saber dónde está, y tras desesperada búsqueda terminar pidiendo, aunque más no sea, "su cadáver" para enterrarlo cristianamente. Es un tema que me tortura. Sé que estamos en guerra y en guerra sucia. No la comenzaron las fuerzas regulares, sino que la delincuencia subversiva inició el horror de esa miniatura de guerra civil que vivimos. Pero combatiendo al tirano –decían los antiguos- se puede hacer cualquier cosa menos imitar al tirano. Que la crueldad quede en manos de los siniestros subversivos, no en las nuestras.

TODOS los temas son temas candentes. Todos importan. Todos reclaman urgencia. Todos duelen y todos parecen prioritarios. Todos respiran ansiedad. Yo quiero dramatizar hoy uno, que simboliza avanzar hacia el futuro desde la propuesta para que el gobierno militar reciba, además de pedidos y reclamos, ideas. Muchas ideas que nos hagan olfatear otro clima. Al menos, que "los hijos de nuestros hijos" no vean repetida la Argentina que vivimos los que hoy andamos en los 50 años. Aburridos de ayeres. De escuchar la misma sinfonía e igual caída de telón. Que nunca más tengamos que decir "esta película ya la ví".

ME voy a imaginar, paso a paso, la Argentina que deseo:

Primer acto. –El presidente Videla, aprovechando el poder de convocatoria que tien hoy, sin el más mínimo rasguño, pese a todos los dolores, llama a su despacho a los jefes de las 4 o 5 grandes fuerzas electorales que ha tenido el país. Les propone que en el término de un año sus liderazgos encuentren una fórmula para crear dos grandes estructuras políticas, modernas, con democracia y pluralismo interno y al mismo tiempo que no tengan diferencias abismales ideológicas para que cuando se turnen en el Poder no manejen dos modelos de país sino uno, con diferencias de instrumentación. Además les anuncia que cuando le entreguen el proyecto final, 100 o 200 dirigentes, con responsabilidad o sin ella, resuelvan públicamente alejarse de la vida política para siempre, evitando así que haya que hacer listas proscriptas de nombres. Nadie está contra los hombres gastados o viejos sino contra las ideas viejas. Mientras esto ocurre, el Gobierno, gobierna.

Segundo acto. –Ha pasado el año. Los convocados vuelven con las manos vacías o con pálidas propuestas. Puede ocurrir. El presidente Videla les otorga otro año de plazo.

Tercer acto. –Se han formalizado dos grandes fuerzas. Son los propios civiles los que han logrado "el milagro" (el otro argumento es que si no lo hacen ellos, se hace sin ellos y, tal vez, contra ellos). También han presentado la lista de las figuras que "se jubilarán" políticamente y con todos los respetos de la ciudadanía.

Cuarto acto. –Se busca la manera de movilizar la inscripción ciudadana en estos dos grandes partidos –al estilo norteamericano- y el modo de que las candidaturas a cargos electivos recaigan en jóvenes generaciones ya dotadas para la función pública y camino a ser estadistas cuando la experiencia del Poder lo permita. Inclusive, y no quiero ser hipócrita en este libreto, para el primer comicio el Poder Militar podría influir claramente en la nominación de las dos candidaturas presidenciales que se opondrán, para que en el inicio haya continuidad y no desembarco de tropas ajenas. Si esto se soporta, habrán pasado cuatro años de gobierno militar y tendremos otros seis años del gobierno "elegido", que significan diez años de líneas trazadas sin cambios bruscos, sin pasar del dirigismo al libre-empresismo y sin exagerados.

Sexto acto. –El Gobierno decide que el voto no será obligatorio (como en EE.UU.) Así solamente se apela al "interés" de la comunidad. El que quiere, vota. El que no quiere, no vota. Después se dará cuenta el que no votó cuánto le conviene participar con su sufragio. Es educación electoral lo que estoy proponiendo. Responsabilidad pública. Votar por decreto excita sólo a la emoción.

Séptimo acto. –el Gobierno introduce en la Constitución el referéndum. O plebiscito. Cada tanto, lo más frecuente posible, se lanzan temas al ruedo. ¿Qué hacer con las empresas del Estado? ¿Con el divorcio? ¿Con las inversiones extranjeras? ¿Con la Universidad? ¿Con el ingreso restringido o irrestricto a las aulas? Todos los grandes debates, o las grandes epidemias de esta sociedad enferma, todos al referéndum. Para que la opinión pública se emocione menos y se interese más. Ahí ya se vota con "la cabeza". No con el corazón.

ES su plan. Puede parecer descabellado. Puede resultar excesivamente verídico. Es que cansa la mentira que se instaló entre nosotros y que no podemos desalojar. Los argentinos se buscan, se comentan, se deshacen, se mortifican, se desencuentran... pero no cambian. Jugamos una larga escondida. Larguísima. Yo tengo ganas de gritar: ¡Piedra libre!

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr