Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA EXTRA
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
“Cuando tuve todas las respuestas... me cambiaron las preguntas”, Enero de 1980

REVISTA EXTRA - AÑO XV - Nº 175 - ENERO 1980

"CUANDO TUVE TODAS LAS RESPUESTAS... ME CAMBIARON LAS PREGUNTAS"

Primer editorial de 1980. Con el teniente general Roberto Viola en las cuatro paredes de su casa, meditando el país, cuidadndo cada declaración –si es que hace alguna en estos próximos meses- y cada entrevista, pero sabiendo la soedad argentina desde ya que es el único nombre y apellido hasta aquí que aparece inscripto en el cielo abierto de las posibilidades presidenciales de 1981. Con Leopoldo Fortunato Galtieri en el Comando del Ejército. "Con mucha polenta para ser jefe", como lo expresara gráficamente un general de brigada en rueda de oficiales susperiores. Con un Martínez de Hoz que se ha colocado –desde el principio- en el centro de la tormenta y que ha impregnado de su perfume económico a las Fuerzas Armadas, que han hecho suya -¿si o no?- la actual filosofía, que inclusive aparece inscripta para los tiempos que vienen. Con partidos políticos y sindicatos obreros que entienden ver cercenado su poder de maniobra y que en su mayoría están contra el comportamiento económico. ¿Se podrá contar con ellos para el itinerario del Proceso? Hasta aquí, hay rostros comugnidos, otros extrañados y otros furiosos. Con dos posibilidades abiertas para la hora de la integración cívica: o todo anda bien y cumlido el ciclo del reemplazante de Videla –marzo de 1984- puede haber vida constitucional o todo no anda según lo previsto y entonces sólo en 1987 –dentro de los planes trazados- habrá urna esperando a la democracia sincera.

Cuando se descorre el telón de enero de 1980, ahí tenemos el cuadro de situación pintado. Un mundo exterior hosco –buena palabra-, donde el avance ideológico y físico de los totalitarismos de izquierda alcanzan cumbres insospechadas y donde los "perversos de derecha" no hallan asilo pero los "asesinos marxistas o de zurdas confundidas"pasean cómodos y protegidos por las principales capitales occidentales.

Pero nosotros es poco lo que podemos hacer en función de mundos o mundos. Estamos lejos. Tenemos encima el anatema de la "prensa libre", vamos a encontrarnos con un informe difícil de la Comisión de Derechos Humanos de la OEA, que ya se entregó al Gobierno. Pero el desafío es interior. O dialogamos de verdad y sin una piedra en cada mano o alguien se queda con el "monólogo" que conduce al suicidio de la democracia. Hablamos francamente. ¿Qué para dialogar con comodidad el Poder Militar deberá hacer cesiones importantes en el rubro económico? ¿Qué si las hará? Son difíciles las respuestas. No estudiaron dos años enteros, y con resultados desfavorables entretanto, para instalar en las Bases la identificación con esta conducción económica y luego renuncia a ella en el primer encuentro con Frigerio, con Juan Carlos Pugliese o con Alfredo Gómez Morales. Parece imposible. Al menos, difícil, porque la palabra imposible no hay que usarla nunca en la escena política. Donde gobernar es, justamente, "el arte de lo posible".

Todo es un gran interrogante. Que uno contesta por minutos y en función, tal vez, de temperaturas ambientes. Con termómetro en la mano. Porque nada es fácil en ningún lugar del mundo y menos con 26 millones de argentinos –cada día somos más según una última investigación, ¡gracias a Dios!, lo que prueba que crecemos a un ritmo muy interesante- que no están dispuestos a ceder casi nada. Un abuelo mío solía profetizar: "habrá en toda sociedad más dolores domésticos a medida que haya más placeres públicos. En otros tiempos había menos placeres y más felicidad...". Mi pobre abuelo murió sin poder comprobar que sus presagios eran ciertos. Por eso hay que tener inmenso cuidado. Goethe decía: "¿Qué es lo general? El caso aislado. ¿Qué es lo particular? Millones de casos". Y es totalmente verdad. Tal vez para tantas incógnitas que nacen en el amanecer de 1980 y tantas explicaciones imprecisas que se escuchan nada hay más gráfico que el "poster" que más se vendió este año y que tiene apenas 9 palabras singularmente ligadas, increíblemente válidas para todo argentino que piensa: "Cuando tuve todas las respuestas... me cambiaron las preguntas".

¡Diez puntos! Que no nos pase. Amén.

Dicen los observadores: será un año político. Digo yo: tal vez después de los primeros 6 meses, porque las miradas –de militares y civiles- estarán concentradas durante los primeros 180 días en Martínez de Hoz y sus "boys". Sin controlan en parte la inflación con el anuncio negado de 50% anual estimado como aumento del precio de vivir; si logran inversiones; si los ¡cracks! Comerciales y los quebrantos industriales no son tantos como se profetizan; si la plena ocupación continúa; si el salario real encuentr su sonido justo –ni un decibel de más, pero mucho menos, de menos-, sólo entonces suspirará Videla y el Ministerio del Interior y el Dr. Francisco Moyano podrán hacer llamados telefónicos concertando citas. De otro modo, el tiempo político se puede demorar...

¿Qué harán los políticos en el "entretanto"...? Una vez le preguntaron a Abraham Lincoln qué especial habilidad era más valiosa en un político con éxito y respondió: "Saber suscitar una causa que tenga consecuencias... para combatir luego esas mismas consecuencias". Aquí no hay que suscitar, sino esperar. El bien público está formado por gran número de males particulares. ¿Le irá bien a la Argentina en 1980 como pregona Martínez de Hoz, aunque no les vaya bien a algunos o a muchos argentinos, invirtiendo así el polo de estas últimas dos décadas, donde a los argentinos les iba mejor que a la Argentina? Los políticos no desean. Los políticos creen o descreen. Y descreen de Martínez de Hoz en su mayoría. Si "Joe" tiene fortuna, si son ciertas sus profecías, ¿los políticos lo admitirán en voz alta? ¿Si fracasara? No es necesario ni preguntar. Las voces se oirán de aquí a Teherán, sin necesidad de satélites.

Hay muy poco más por decir sobre el futuro. Lo iremos viviendo. Benavente afirmaba que "el enemigo sólo es temible cuando empieza a tener razón". La contestación a don Jacinto habrá que dársela en diciembre de 1980.

En cambio, amo mucho más una expresión reiterada de Danton, que creía en las clases dirigentes con devoción: "Antes de construir una ciudad hay que formar ciudadanos". Misión apasionante.

Nos veremos.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr