Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA EXTRA
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
“Cero en Política”, Septiembre de 1980

REVISTA EXTRA - AÑO XVI - Nº 183 - SEPTIEMBRE 1980

"CERO EN POLITICA"

No se asusten por el título. No es calificación para nadie... todavía. Es una manera de ingresar en la escena que viene. Porque mucha gente ya clausuró la Agenda Actual del Proceso y, apresurada, abre la otra, la que arranca en marzo de 1981. Las perspectivas actuales, en la primera semana de septiembre, al escribir estas líneas, visualizan a Roberto Eduardo Viola como la figura de mayor posibilidad para suceder a Videla. Si así fuera, si la unanimidad de los tres comandantes en jefe titularizar esa nominación para el Poder Político, no faltan los nombres civiles y militares que figuran en la lista de futuribles: Rafael Martínez Raymonda, Oscar Camilión, Nicanor Costa Méndez, Egidio Lannella, Jorge Aguado, Avelino Porto, Raúl Cuello, Diego Urricariet, Amadeo Frúgoli, Lorenzo Sigaut, Luis García Martínez (sí, el mismo que es actualmente jefe de gabinete de asesores de Martínez de Hoz).

Partiendo de la base de estar recién en el Purgatorio y no aún en el Cielo –se van a equivocar los que pronostican "el infierno" en materia de tirantez para la desintegración-, quedan por instrumentar los modos de convivencia entre el presidente que termina y el que llega. Si es Viola, es fácil. La relación Videla-Viola es, ha sido toda la vida, franca, transparente, cómoda. Ni Viola le impondrá "incomodidades espirituales" a Videla, ni el Presidente interferirá en las ideas de su sucesor.

Las pautas ya han sido establecidas. Cuando la Junta Militar habla de conformar un "perfil industrial del país" nos está diciendo que consciente o subconscientemente no puede desaparecer la Argentina Industrial. Como algunos temen. Además, está sugiriendo algo más: que no quede ese objetivo librado ni al mercado ni a los aranceles, sino establecido en la instrumentación política inmediata.

Por supuesto que los que tienen dolor de bolsillo estarán "ávidos" de medidas económicas en los primeros tiempos.

Espiarán los primeros decretos, pedirán la devaluación, presionarán "sobre los hombres del Presidente". La duda, respetando prioridades, es: ¿"el nuevo presidente" no tendrá un rol político clave más que revisar instrumentaciones económicas? Porque de ahí arranca el título: en 1984, al término de este mandato que todavía no empezó, al calificar podemos poner diez o cero en política. Es el tema. Apagar los ecos de la subversión, ordenar el país, adecentarlo e incorporar normas económicas son estrellas; falta el cielo. El cielo es político. Política no es urna en cualquier momento. Es inducir al armado de una clase dirigente. Onganía también mejoró la economía, la moral y el orden y terminó destituido, sin perfil político.

Dar normas para que los partidos tradicionales abran sus puertas, renueven su aire, cambien sus figuritas, a veces repetidas, y se organicen democráticamente, de abajo hacia arriba, es una consigna. Influir, sin oficialismos a la vista, pero creando los climas para que se instituya un nuevo movimiento de opinión, al lado o enfrente del Gobierno, es también una manera de asegurar los resultados del Proceso. Ignorar la política, crucificarla, seguir desvigorizándola con descalificativos permanentes es como agredir la propia vida. Es sembrar la decepción en la generación que importa. Es plantar la bandera de la indiferencia. Es atentar contra la continuidad del Proceso. Decía bien el otro día en la UB el general Arturo Corbetta: "¿Sirve el diálogo? Si discutimos el futuro político, sí. Si no, no... Porque nadie puede jurar y perjurar que esta política económica va a ser continuada por los siglos de los siglos, pero crear un sistema de ideas políticas, una manera de vivir, nos permitirá asegurar inclusive cierta relación armoniosa entre una política económica que entra y otra que sale".

Muchas cosas cambiaron. Nadie ama hoy al Estado como antes. Pensando que todo vendrá de él. La actividad privada ha tomado jerarquía. La gente entiende que la mayoría de las cosas anda mejor en manos privadas que en las del Estado. Admite, sí, el rol inductor del Estado, pero no lo quiere ver hasta en la sopa. El dirigismo a todo trapo no volverá. El reciente informe radical sobre economía confirma cuanto decimos y es casi un asombro. Nadie daría hoy la vida por el Estado... Aquella abuela decía "no quiero asustar a nadie, pero tengo miedo". Hoy es al revés; no quiero vender atmósferas falsas, tengo fe.

Videla se irá a su casa dejando un país mucho mejor que el que encontró. Negarle esto sería obstinado, injusto, de mala fe. Atrás habrán quedado también los fantasmas de una guerra con Chile y seguramente con plebiscito o sin él –tal vez la mediación papal se ponga a disposición de un referéndum popular, lo que sería un ensayo apasionante en la vida argentina- ya habremos admitido la voz del Papa en el "caso Beagle".

Unos discutirán si se transformó en el aval máximo del conductor económico, y si eso está bien o está mal. Para Videla está bien, y es lo que vale. Martínez de Hoz, seguramente con plebiscito o sin él –tal vez la mediación inflación –su gran batalla, su amor final- tratará de influir en el destino futuro de la "otra conducción económica".

Los industriales, los empresarios, los gremialistas rodearán al nuevo presidente con sus peticiones, angustias, sonrisas, ilusiones. Será obligación de quien suceda a Videla dedicar el 50% de su paso presidencial a meditar el País Político. A conseguir que los "mejores cerebros" de la Argentina le proyecten cuatro o cinco alternativas de vida política. Sistema. Mantenimiento. Encerrados en un petit-hotel de cualquier barrio argentino y a no salir antes de la fumata. Cuando estemos arañando los umbrales de 1984, entonces sí puede haber un miedo grande: que nos saquemos cero en política. Sería fatal. Una desgracia. No ocurrirá. ¿Por qué? Porque nadie estudia para sacarse cero.

Los "enojados de siempre" tal vez le pongan a la actual conducción del país "cero en política". La pregunta es ésta: ¿venían a dar la materia política en estos primeros 5 años o a organizar un país desmembrado? Dieron "economía", donde usted puede poner de 5 a 7 puntos, según lo vea. Dieron "batalla fina a la subversión", y en eso las Fuerzas Armadas merecen el calificativo de "¡diez puntos!". Corrigieron defectos de estructuras económicas y sociales hasta donde pudieron (¿o quisieron?); ahí, 7 puntos. Pero en el bolillero no tenían materia política para dar. Me argumentarán: ¿Y el diálogo?; sí, fue (es) el principio. Pero no se avanzó de esta encuesta. Yo evitaría al término del mandato de Videla toda calificación en materia "política". no se cursó la materia, aunque se crearon condiciones ambientales para intentarlo.

Observen ustedes que el político que mejor amaneció con el Proceso, Francisco "Paco" Manrique, es el más furibundo vocero de sentimientos contrariados (y contrarios). Pero, en cambio, un Ricardo Balbín y un radicalismo casi todo presentaron su factura de buena voluntad (de paciencia) y el propio justicialismo (aun no haciendo públicamente su autocrítica, que sería fascinante e higiénica) no discute el poder del Poder.

Pero falta en el horizonte la voz de los que no tienen voz. Los millones de argentinos que nacen a la vida política, apáticos quizás, indiferentes, tal vez, pero que no han recibido el tono iluminado -¿no gusta la frase presuntuosa?- o al menos la linterna (no mágica) que les señale un camino. 130.000 estudiantes de la Universidad Nacional de Buenos Aires ¿saben de qué se trata?, por citar un ejemplo. Miles de profesionales "que hacen plata" o que prefieren emigrar ¿están convocados a algo? Ahí está la respuesta. La luz. O el incendio. De otro modo se repetirá la historia, la tristeza, el desgaste, la mucha soledad de "los que pueden, saben y quieren". Pero que nadie golpea a sus puertas. Y ellos no tienen dónde tocar el timbre.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr