Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA CREER
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
El Poder: Un año mas tarde, Marzo / Abril 1977

REVISTA CREER - AÑO 2 - Nº 24 - MARZO / ABRIL 1977

EL PODER: UN AÑO MAS TARDE

Escribo estas líneas cuando aún no sé si "un año más tarde" será el presidente de la República el que dará el mensaje inicial o si habrá un documento público de la Junta Militar. Esta situación de duda, que no tiene importancia real, mantiene el clima de "indefinición" sobre la estructura del Poder. O confirma la definición: todo seguirá igual. ¿Qué quiere decir? Que la Junta Militar estará por encima del teniente general Jorge Videla contra la opinión de no pocos militares que desean que la autoridad presidencial esté por sobre todo.

De cualquier modo, lo que importa no son las formas del Poder, sino qué hacer con el Poder. Un distinguidísimo funcionario –objetivo y parco, de clara línea liberal- comentaba días pasados que tuvo acceso a la "parte política" de la exposición que el presidente Videla formuló ante casi todos los generales de la Nación y que desde ese momento tuvo "la exacta noción de que sus hijos y sus nietos vivirían dentro de algún tiempo en un gran país". No se le pudo sacar una palabra más, pero siendo una persona amante de las libertades totales y un eficientista, el que la palabra presidencial le permita formular tan terminante juicio es un síntoma optimista.

No tan feliz en cambio ha vivido las últimas semanas el ministro de Economía. Criticado por algunos empresarios, incluso aquellos que más se alegraron con la presencia de José Alfredo Martínez de Hoz en la conducción económica a partir del 24 de marzo de 1976, tuvo exacta noción de que la famosa tregua de 120 días –"tregua" término guerrero, de combate que se detiene- puede ser su cielo o su infierno. ¿Por qué? Veamos: 1º ¿Se cumplirá o no? 2º ¿Se producirá el desabastecimiento de algunos productos como murmuran algunos "interesados y afectados" por esta vuelta de tuerca? 3º ¿Será capaz de permitir el ingreso en el país de manufacturas extranjeras para competir abiertamente con los que no "ceden" en los precios? 4º ¿No estallará la inflación al día siguiente de los 120? 5º ¿Vale la pena vivir en este "clima"?

La gente que está cerca de Martínez de Hoz lo nota ahora más calmo, menos arrastrado por la "corriente" que hace 15 días, más parco en su modalidad "excesiva" de explicar cada acto, y también consciente de que su mayor apoyo está en el presidente Videla, en el general Roberto Viola, en el secretario general de la Presidencia, general Villareal, es decir, curiosamente, en aquellos militares que fueron etiquetados injustamente de "populistas", mientras sigue en "observación" por parte de otros sectores de las Fuerzas Armadas que entienden que es un mero administrador de los bienes que se pusieron en sus manos y que tiene que dar cuenta periódicamente de sus éxitos y fracasos. En cuanto a sustituir algunos de sus colaboradores más inmediatos -Juan Alemann, Klein, Zubarán, Bravo o Podestaá-, sobre quienes recayeron críticas, no hay "apuro" en el ministro en tomar tales decisiones y tampoco convicción de que los ataques tengan fundamento. Además, "no es el momento". Revelaría debilidad.

ANALISTAS económicos muy objetivos señalaban que pese a todo lo que pueda pensarse no "hay tanta coherencia ideológica en el equipo Martínez de Hoz". Que hay mundos separados. Mientras tanto, los que "dicen saber" y los fabricantes de rumores lanzaron al mercado los nombres de los probables reemplazantes de Martínez de Hoz si hubiera una crisis total: el Dr. José Rafael Trozzo, que está cumpliendo una misión vitalísima en Estados Unidos para mejorar la imagen del país, es uno de los más nombrados. En cambio otros sectores se han enamorado del rostro económico de Adolfo Diz (presidente del Banco Central). Pero esto forma parte, por ahora, de la industria del chisme. ¿Por qué se recoge? Porque están en labios de gente seria.

En este rápido balance de "un año después" no puede omitirse una somera reseña del "gobierno de la provincia de Buenos Aires", que parece "un mundo aparte". Un gobernador, Ibérico Saint Jean, pleno de "ideas-madre", fortalecido en los principios que exhibió toda la vida, está haciendo una experiencia piloto, casi sin ayuda de la Nación. Modificando el contexto del primer Estado argentino, creando y satisfaciendo necesidades, como la posibilidad de que una empresa japonesa otorgue un crédito de varias decenas de millones de dólares para la instalación de una red de télex y sistema telefónico, ubicados en centros radiantes de la provincia, que permitan transformarse en atractivos para las industrias que quieran abandonar el Gran Buenos Aires, masivo y macizo, y empezar a diversificar el proceso. "Saint Jean y su equipo" resumen por estas horas uno de los saldos más positivos del año que quedó atrás. En cambio ya hay conciencia formada en las Fuerzas Armadas de que en tres o cuatro provincias la gestión ha sido frustrante. Otra vez Mendoza está en el candelero y una provincia del Litoral ha merecido juicios críticos en su conducción.

La Iglesia, otro factor de Poder, está en pleno examen de la situación; sin hipocresías, diríamos que su principal desvelo –que llega al Poder de todas formas y maneras- lo constituye un doble tema: costo social del proceso económico y derechos humanos.

En el campo público (mejor decir, privado) hay dos episodios que deben merecer referencia y opinión: Jorge Aguado, un claro dirigente argentino –ni agropecuario, ni ganadero, ni empresario, sino total-, con gran vocación política en el mejor sentido de la palabra, acaba de expresar en Bahía Blanca lo que muchos argentinos sienten y no dicen. Indicó que salvo en la lucha antiguerrillera "no se consiguió motivar al país con el futuro, sino que se lo mantiene en una actitud expectante y conformista".

Acotación: si por expectante el señor Aguado quiere decir distante, estamos de acuerdo. Si por conformista entiende "escéptica", también. Aguado recordó además que esta Revolución "no se hizo para defender o para mantener privilegios de nadie y sí para hacer cumplir a todos sus obligaciones". Luego el titular de CARBAP ingresó en la zona más delicada, casi vedada: "No se puede gobernar sin pensar en el consenso, que se debe buscar por el acierto y no por la vía fácil y efímera de la demagogia". Este juicio va a chocar contra otra concepción que a veces se aproxima al Poder y desliza sus argumentos a favor de un "círculo cerrado" que no dé cuentas a nadie. Un asesor del ministro de Economía llegó a decir por estos días que "la culpa de la inflación la tenía la libertad de prensa por haber creado las condiciones de expectativas falsas". Hay quienes, como dijera Aguado, se sienten "dueños de la verdad" y juzgan que es un grave error abrir canales de comunicación entre el Gobierno y los sectores representativos. Quieren y prefieren el silencio. Son los mismos que boicotearon los almuerzos presidenciales del comienzo, que significaron una ventanita abierta hacia el mundo exterior, hacia otras disciplinas. Tan útil a un jefe de Estado que, como el teniente general Videla, sabe escuchar. Otra cosa visible y honesta de Jorge Aguado: no rechazó las presencias políticas, sólo reclamó un acto de contrición y arrepentimiento, además de presencias de dirigentes jóvenes reemplazando a la "vieja guardia". Sin haber sido "excomulgado", Aguado está ahora en "observación". Molestó.

La "otra explosión intelectual" corresponde a la revista católica "Criterio". En su último editorial, a manera de aporte crítico al proceso, "un año después", dice: a) "El Gobierno debiera preocuparse por mejorar la calidad de sus colaboradores; b) Las revoluciones se hacen siempre contra alguien. Definen primero quién es el enemigo, no preocupándose mayormente por quiénes son los amigos. Esta es una tarea que se deja para después del triunfo, con el resultado histórico de que la lista de enemigos se amplía en la misma medida en que se pretende que la revolución se mantenga «pura» (¡10 puntos!); c) Al amigo de calidad hay que buscarlo, invitarlo y atraerlo, porque no viene solo. Los oportunistas, en cambio, no necesitan invitación: están siempre listos como los boy-scouts. Si un gobierno no se preocupa por sumar, los grupos sociales que lo miraron con simpatía al comienzo le restan progresivamente su apoyo y el Gobierno termina aislado"

Como se advertirá, tanto Jorge Aguado –cuyas palabras merecieron el aplauso final del general René Osvaldo Azpitarte y del general Abel Catuzzi, comandante y segundo jefe del V Cuerpo de Ejército, respectivamente- como "Criterio" entienden advertir falta de creatividad y peligros de soledad en el Gobierno. No discuten los méritos y lo hecho. Observan la falta de amplitud panorámica en ideas y hombres.

Así llegamos al final de esta recorrida por 365 días de un gobierno. Estéticamente, impecable. Eticamente, nadie puede objetar nada. Limpieza general, se hizo. Hay quienes quieren apretar más el grifo y la emprenden, por ejemplo, contra el general Horacio Liendo, ministro de Trabajo. Se quejan de que "no hay aún Ley de Asociaciones Profesionales". Cuando la haya, pronto, vociferarán contra ella. Porque no entienden que si hoy mismo se conociera el decreto, enseguida habría que permitir actuar a los sindicatos dentro del nuevo rol. ¿Les gustaría? ¿Les agradaría que los empresarios sigan sin organización y los partidos políticos congregados, mientras se da señal de partida a los gremios? Hay un refrán que califica a los "que no quieren ver", aunque miren.

Acaso haya que cerrar este capítulo editorial con dos recuerdos. Uno para Juan Carlos Harriott, el mejor jugador de polo del mundo, que en su calidad de "hombre de campo" me dijo hace unos días: "Las cosas en mi área andan bien. Es injusto quejarse de balde". El otro juicio es de un fundamental hombre de negocios, extranjero, que orienta una gran empresa radicada hace años en la Argentina, y que luego de escuchar durante un almuerzo cómo yo y mis connacionales hablábamos constantemente de lo que "anda mal", comentó: "La Argentina es un paraíso... Lo que pasa es que el hombre no sabe vivir en el Paraíso. Lo probó Adán..."

No es que no haya angustias. Las hay ¿Pero tenemos sólo anteojos para la angustia? Se llama masoquismo.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr