Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA CREER
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Sale Humo..., Diciembre 1982 / Enero 1983

REVISTA CREER - AÑO VIII - Nº 93 - DICIEMBRE 1982 / ENERO 1983

SALE HUMO...

El general (inteligente, que siempre fue prudente y que desde hace años pregona el retiro de los militares de la escena política) me dijo indignado: "Si los políticos siguen acorralando a las Fuerzas Armadas, y anunciando castigos seculares, investigaciones hasta nunca acabar y penas de infierno, aquí más que elecciones va a estallar un incendio, porque nadie ignora que se cometieron graves errores, pero a nadie le gusta que a todos los juzguen con la misma vara y que se grite por las calles "milicos al paredón"...".

¿Pero qué político importante pregona esa venganza?

Yo nunca escuché salir de labios de Robledo, Pugliese, Tróccoli, Luder, De la Rúa o Alfonsín, expresiones proponiendo hoguera para militares...

Otro coronel (retirado): "Sí... pero lo dicen cuando se niegan a concertar. Cuando desprecian la mano tendida...".

Yo: "Pero se niegan a concertar ilícitos. Se niegan a llegar al gobierno condicionados... Pero denme una sola prueba que escucharon a Matera o García Puente pregonar pelotones de fusilamientos o juicios impiadosos..."

Otro general: "Los cánticos de la marcha multipartidaria sacudía la piel militar. La Iglesia habla de reconciliación. Que no es un tema de confesionario sino real y que hay que instrumentarlo, pero algún obispo le niega derecho a este gobierno a dictar una Ley de Amnistía... ¿Entonces?, insisto. No acorralen a los militares, porque no sé si ´sables blancos´ o ´sables negros´, pero todos lo vamos a pasar mal... Insisto: no niego que se gobernó mal. No rechazo que hubo corrupción por parte de algunos oficiales, que la batalla de las Malvinas fue mal librada, pésimamente empezada y peor terminada. No quito la razón a quienes estén ofuscados con alguna conducta militar, pero no nos dejen atrapados y sin salida porque no habrá ni salida ni solución para el país...".

Así fue la discusión de mi desayuno de Navidad.

Y me demostraba "el estado de ánimo", aun de aquellos militares que son críticos del Proceso, que le han gritado verdades a Videla, Viola, Galtieri y que le han dicho su verdad al mismo Bignone, cuando no a Juan Carlos Trimarco. Que admiten el derecho civil a recuperar el poder político, pero que temen los modos públicos con que se fustiga, desde el odio, a los militares.

Yo expliqué, además, que no niego que en la calle haya un sentimiento de rechazo muy hondo a la gestión cumplida desde 1976, y que incluso la buena voluntad del actual presidente y del teniente general Nicolaides -quienes empujan hacia la democracia lo antes posible- es mal mirada. Y que cualquier cosa que dice Bignone (porque lo dice Bignone) así sea el acierto más grande, merece críticas, pero que lamentablemente eso no se puede evitar después de tanta desdicha cometida por anteriores gestiones, y que sólo ahora, que la libertad existe, reciben injustamente las cachetadas los que no lo merecen. Pero también aduje y lo afirmo, que no es la clase política que puede llegar al Poder, los competitivos, los futuribles, los que se expresan con lanzallamas.

General: "¿Y Saadi...? ¿Lee usted lo que dice Saadi?"

Yo: "Pero qué chance tiene Saadi dentro del justicialismo..."

General: "¿Y lo que pregona León?"

Yo: "Insisto, en el radicalismo los candidatos son Alfonsín, Pugliese o De la Rúa... no León".

Nadie se tranquilizó y yo tampoco.

Sale humo de la vida argentina. La pagamos todos los afiliados a la sensatez y que rechazamos extremos. Un ejemplo: hay revistas de izquierda y de derecha que se encargan de prosar o mi incoherencia o mis varios oficialismos y de pedir que no me dejen trabajar cuando llegue la democracia. Me dedican tapas (como "Humor"), lo que revela que peso, que influyo, que alguien soy. Y yo, si cualquier gobierno quisiera tocar "Humor" (como se quiso clausurarla durante el Proceso) usaría mi pequeño micrófono para que siguieran teniendo la libertad de atacarme, y me pondría frente al gobierno que intentara clausurar cualquier libertad de expresión.

Lecto: "¿Incluso la de aquellos que lo satirizan y piden su cabeza o su incendio?"

Yo: "Por supuesto". Es la realidad lo que me importa. No como la usan estos totalitarios. Porque me siento bien distinto a ellos. Porque tengo la libertad y el derecho de elegir a quién elogiar y a quién criticar, porque ellos no pueden mandar sobre mi conciencia.

Porque soy libre... Feliz Año, es una frase. Será difícil y nada feliz. Si sobrevivimos nos vemos en 1983.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr