Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA TODO
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
REF.: La Clase Media, Marzo de 1965

REVISTA TODO - AÑO I - Nº 22 - MARZO 1965

REF.: LA CLASE MEDIA

Cincuenta partidos en todo el país postulándose para capturar bancas de diputados nacionales. Quince agrupaciones en la Capital Federal disputándose la voluntad de casi 2 millones de votos. Una confusión plena de siglas, de proclamas, de actitudes. ¿Votar es elegir? En este especial caso del comicio del 14 de marzo, la duda se agiganta. Los menos entendidos preguntan a los más entendidos: ¿Por quién hay que votar?

Todo ello, sociológicamente buscado, tiene ruda explicación. Cada vez que se ha intentado pintar un cuadro optimista del "caso argentino" se ha recurrido al mismo esquema: "no tenemos problemas raciales, sociales, y poseemos una gran clase media". La clase media es nuestro gran caballito de batalla para probar que no somos Bolivia, Chile, Perú, Paraguay, tal vez ni Brasil.

Y es verdad; nuestra clase media es un colchón, un armotiguador de tensiones. Pero es, a la vez, la pintura dramatizada de la queja. Es peronista con el peronismo; antiperonista cuando sucumbe el régimen. Voluble siempre tras la identificación fácil de "independiente". Se aleja del "hogar humilde" y pierde todo contacto con "el obrero", buscando impiadosamente una altura que no logra alcanzar. Tiene medios económicos inferiores a la clase baja y quiere vivir como la burguesía industrial. Se maneja con hibridez. Nunca rompe, siempre mantiene la estructura. Una clase media muy maniatada por el miedo al cambio. Con desniveles dentro de su propio cuadro de situación; el abogado no quiere tener nada que ver con el escribano; el médico con el dentista; el profesional con el empleado de comercio. Todos juntos, sí, tratan de conseguir una tumba en la Recoleta. No fueron capaces ni de inventar un cementerio nuevo.

Esto en el campo social. En la disciplina política, abrumándonos de "slogans", "la oligarquía", "el imperialismo", "los cipayos", "los entreguistas". Pero resulta que el Poder Político en los últimos dolidos y flagelados 30 años, estuvo en manos de Yrigoyen, Perón, Frondizi, Guido, Illia, con parlamentos de honda raíz popular, y sin embargo no quebramos los esquemas que trafican con nuestro estancamiento, ni hicimos un país tan personal como los de la generación del 80.

¿TEMEMOS DERECHO A PROTESTA?

¿No es nuestra propia frustración la que nos golpea?

Habría que empezar a revisar profusamente nuestra clase media. Indagarla. Sacudirla. Claro que es útil, claro que es un termómetro para la vida de un país. Pero cuando tiene definiciones. Cuando sabe lo que quiere.

No cuando pregunta: ¿por quién hay que votar?

Es que esa clase media está dividida no sólo para elegir, sino para postularse.

Se alegará que el Poder Económico está aún en aquellas viejas manos. Se puede contestar entonces que es pésima una generación gobernante incapaz de alcanzar el dominio económico una vez que logró el mando político.

Con todo, la incógnita queda mantenida: ¿es realmente positiva nuestra clase media? Dilema para sociólogos serios.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr