Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje al Primer día, 3 de Enero de 1963

DIARIO EL MUNDO - 3 DE ENERO DE 1963

REPORTAJE AL PRIMER DIA

Se dice que Confucio fue preguntado qué es lo primero que haría si se le encomendara gobernar una nación; contestó: corregir el lenguaje, porque si el lenguaje no es correcto, lo que se dice no es lo que se significa; si lo que se dice no es lo que se significa; lo que debe ser hecho, quedará sin hacer; si queda sin hacer, la moral se deteriora; si la moral se deteriora, la justicia andará extraviada; si la justicia anda extraviada, la gente quedará en una tremaneda confusión…Y si la gente queda en una tremenda confusión, el caos está a un paso…Todo está en lo que se diga…

CONFUCIO nos adivinó. Intuyó que al pisar los umbrales de 1963, un país, mi país, Argentina, iba a sufrir desventuras por un problema de idioma. De no expresar lo que se siente. De apelar a sofismas. De intelectualizar las explicaciones para hacerlas solo accesibles a ciertos círculos. De invertir los procesos para probarnos que lo bueno es malo y viceversa; que las mayorías son minorías; que es lo mismo un país que se tacha de democrático, pero prescinde de los comicios so pretexto de que "el pueblo no está apto para votar y necesita una especie de curatela", que un país que se da su gobierno es un acto limpio.

En las últimas horas se produjo un hecho, casi inadvertido, que merece ser examinado, porque hace el real proceso de 1963. AÑO DE LA REPARACION. El año absurdo -1962- ya no existe.

Es sabido el drama cernido sobre Berisso a raíz de la huelga de tres meses que mantuvieron los frigoríficos de aquellos lares. Cerca de 40 negocios -panaderías, almacenes, carnicerías- cerraron sus puertas; nadie compraba. No había con qué. Se comprobó, médicamente, que habían aumentado en forma alarmante la tuberculosis infantil, las diarreas tóxicas, etcétera. Perfecto. Nombran interventor federal al doctor Félix Trigo Viera. ¿Y qué hace? Le llevan el problema y resuelve, "ipso facto", destinar VEINTE MILLONES DE PESOS para ayudar a las FAMILIAS DE LOS OBREROS.

Hay una sensación de alivio. Hay un aroma de sensibilidad que se esparce desde la Casa de Gobierno de La Plata. De pronto, dos o tres sectores irrumpen en el escenario; se quejan de tal tipo de ayuda; entienden que ello favorece la indisciplina social; impugnan el acto y piden que se anule.

¡Estupor!…

Ello ocurre en 1962. Ello ocurre cuando nadie ignora que el hambre es vecina de cualquier ismo. Cuando Kennedy sostiene que "si los que tienen más no ayudan a los que tienen menos, ni los que tienen más ni los que tienen menos sobrevivirán…"

¡Qué extraña manera de combatir el comunismo la de negar pan a quienes viven la angustia de la miseria!

Trigo Viera contestó: con un tono que nos devuelve otra palabra arrinconada en viejos cofres y poco usada: DIGNIDAD "Si esta acción de gobierno -dice Trigo Viera- merece la crítica de las poderosas entidades empresarias, yo me abroquelo en mi conciencia de hombre y de gobernante para ratificar un acto que honra toda función. Porque con esos 20 millones no se pagan salarios de obreros en hulega; se tiende una mano a familias que han llegado a sentir el escozor del hambre, el flagelo de las enfermedades, la vergüenza social de la desnutrición…"

Juan XXIII hubiera firmado el decreto.

Por supuesto, Kennedy.

¿Entonces?

En un libro de Eduardo Mallea se cita a un personaje vagabundo o bohemio, vestido con harapos, derruido espiritualmente, que solía llevar en sus bolsillos recortes de diarios y revistas conteniendo la noticia de buenas acciones. En su sucia pobreza, el vagabundo, en la hora más depresiva, sacaba del raído pantalón los trozos de diario y leía la "buena noticia": suspiraba y entonaba su ánimo: "La humanidad sigue siendo buena…" decía. Entonces, se ponía otra vez en marcha, tarareando…

La actitud de Trigo Viera nos ubica en la misma horma del vagabundo. También nos invade el deseo de tararear y de pensar que nada ha terminado irreversiblemente.

Todo es problema del idioma: que DEMOCRACIA, HAMBRE, LEGALIDAD, PAIS JUSTO, VERDAD, signifiquen lo mismo para unos que para otros. Entonces haremos el país-país que soñamos. El país preciso. De otro modo, no tendremos ni la suerte de los médicos que entierran sus errores. Los nuestros estarán expuestos en llaga viva.

Alguna vez se nos preguntó qué es una ACTITUD JOVEN y qué es una ACTITUD VIEJA.

La de Félix Viera es una actitud JOVEN.

¿Alguna otra explicación?

("LAS PALABRAS SON LA SOMBRA DE LAS COSAS…" Demócrito)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr