Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje a la Buena Gente, 21 de Enero de 1963

DIARIO EL MUNDO - 21 DE ENERO DE 1963

REPORTAJE A LA BUENA GENTE: A LA QUE NO ODIA; A LA QUE NO ES "NOTICIA"...

O "la de cenas "íntimas". Cuando Hardoy dialogaba con Framini. 19 médicos que concurren honorariamente desde hace 6 años. 20 pesos por día para comida de insanos mentales. Revelaciones de Tiburcio Padilla. Ya un loco "no es Napoleón". Un internado durante veinticinco años, pretendió jubilarse de "enfermo". Los argentinos que "funcionan" por el mundo...

CIENTOS de mesas se tienden en la alta noche, en cientos de casas, en esta hora argentina. No son las mesas comunes. A su redor, hombres de los más variados campos políticos, sociales y económicos, tratan de encontrarse. De comunicarse. De rebuznarse. Gente que ha vivido odiándose por aislamiento. Por no conocerse. Y sueltan gritos de asombro, miles de ¡AHHHH! cuando advierten que transitan por el mismo idioma. Que anhelan el mismo PAIS APTO, MODERNO. Gentes que ya no tienen "efecto retroactivo"; que no miran hacia atrás, hacia atrás, hacia atrás. Ni están armados de los viejos rencores ni son los eternos pesquisantes del "quién tiene la culpa".

Ante la mesa, se integran.

Otros, gorilas y peronistas, se integran en las Sociedades Anónimas.

De cualquier modo, desde 1955 hasta aquí, deteriorándose unos y otros, han aprendido que la incomunicación es estéril y que en 1963 vivir en el pasado es una manera de pedir la autopsia en vida.

Es éste el rasgo positivo de esta confusa instancia nacional. Ya no hay gruñidos sordos. Miradas torvas. Hasta Emilio Hardoy, que manejando lo auténtico de su conciencia y de su vocación entiende y proclama la proscripción total del peronismo, una noche precomicial se sienta frente a Andrés Framini, en televisión (Canal 11), y extiende sus ideas y recibe réplicas y da reflexiones. Y uno no se sienta "ante nadie" si no está convencido de que puede alcanzar a ser par. ¿O sí? Es decir, Hardoy, que hoy significa una actitud extrema -con la valentía de hacerla pública- también dialogaba. Es vital. Es útil. Es civilizado. O uno es "PAR" siempre o no es PAR NUNCA...

Y si tales comidas tienen sentido político o de comunicación, otras sirven además, para que conozcamos genuinos valores nacionales, acallados, silenciados por el simple pecado de que lo "positivo" tiene poco espacio en este tiempo tan espectacular.

Hace pocas horas, marginalmente del enfoque que nos ha venido preocupando líneas más arriba, en un sanatorio de Flores se reunieron médicos, empresarios, un coronel, un ministro de la Nación. Todos alrededor del profesor León de Soldatti, uno de esos argentinos esenciales, sin vitrina pública. Cardiólogo que ha revolucionado con métodos y hechos el servicio de Cardiología del Hospital Alvear. Eminencias internacionales en tal campo visitaron esta obra y quedaron impactados: Alvaro Barcellos Ferreira (Brasil), Jean Lenegre (París), Pierre Duchesal (Ginebra), A. Chévez (México), Isaac Starr (Filadelfia), por citar algunos.

Esta sala tiene 25 médicos; atiendan: solo SEIS RENTADOS. Los demás concurren HONORARIAMENTE, algunos desde hace más de 6 años. Hasta el presente se han atendido más de 25.000 enfermos de primera visita en ocho meses; se han registrado más de 35.000 electrocardiogramas.

¿El porqué de la cena? Una semana atrás la Fundación Empresaria había donado un corazón pulmón artificial para intervenciones quirúrgicas sobre el corazón abierto y detenido (5.000 dólares). Era el pretexto. Allí estaban el ministro Tiburcio Padilla, los doctores José de All, Guillermo Bosch, Roberto Macchi, Luis María Zorraquín, Ismael de Forteza, el arrollador secretario de Salud Pública de la Municipalidad, doctor Alberto Mondet, el siempre exitoso Alberto J. Armando, Santiago Saccol, el coronel Mario Pozzi, Guillermo Corvalán Mendilaharzu.

Conocimos, durante la sobremesa, episodios de asombro. Dignos de verterse aquí y en este turno:

1) Tiburcio Padilla, recuperada toda la facultad de emocionarse, explicó el proceso que viven los enfermos mentales. El "depósito" que significa el Hospicio de las Mercedes. Cosas aterradoras: 2.000 internados; camas para 1.000; sin espacios; pasan por los barrotes para acostarse; hay 20 pesos por día por enfermo para COMIDA; en el presupuesto, cada insano aparece costando 105 pesos; un delincuente le cuesta al Estado 500 pesos diarios. ¡Brutal!

El periodista reacciona: Tiburcio Padilla (es ministro de Salud Pública de Brasil o de Argentina) Además de saber lo que pasa, ¿qué hace? Lo explica: en cada hospital nacional o municipal hay que instalar salas psiquiátricas. Destruir la fantasía de que un "loco es Napoleón" (frase de Alberto Mondet); es una enfermedad más, como las del hígado, las del corazón o la tuberculosis. Hay que salvar el abandono en que incurren los familiares que los alojan y no los visitan más. Hay que cambiar la mentalidad de los médicos que resisten la creación de dichos servicios. Eso es lo fundamental: CAMBIAR LA MENTALIDAD PARA CAMBIAR LA ESTRUCTURA. Cuando todos los hospitales tengan salas de 40 o 50 enfermos, en el Hospital solo quedarán 500 o 600 bien atendidos. ¡OJALA!

2) Alberto Mondet viene trabajando con sentido de tractor. Rompiendo moldes. Jubilando a quienes ya cumplieron su ciclo vital. Dándole carácter de empresa a la organización hospitalaria. Un enfermo en un hospital municipal tiene un promedio de 30 días de internación; en Chile, de 12; en Estados Unidos, de 8. ¿Calculan el costo? Hay que aligerar el servicio; automatizarlo. Llegó a contar que hubo un enfermo que estuvo internado 25 años y PRETENDIO JUBILARSE "DE ENFERMO".

No se trata de hacer más policlínicos. ¿Saben algo? 2.000 camas vacías quedan por día en los hospitales municipales. Hay que mejorar el servicio; no producir o crear otros servicios...

3) Luis María Zorraquín probó que reaparece la tuberculosis: sobre un estudio realizado en todo el país a 50.000 personas, aparecieron 1.000 padeciendo el mal.

4) En el correr de la conversación se citó a profesores argentinos que tomaron el camino del exilio y hoy son primeras figuras en el mundo. ¿Por qué no hacerlos retornar y aprovechar su inteligencia, su ciencia, su experiencia? Vilches, experto en Virus de la OMS; Sáenz, ídem; Kraft, experto en Higiene Mental de la Organización Mundial de la Salud en Ginebra; Huston, uno de los mejores radioterapistas del mundo que actúa en el Memorial Center de Nueva York; M.Goldemberg, experto en servicios psiquiátricos en Gales.

Y como estos argentinos hay otros, miles, que no han emigrado. Formamos un país capaz en su clase dirigida. Solo falta que dirigentes aptos sepan conducir el proceso. No nos caben los calificativos de inmorales, muelles, poco idóneos, con que los "viejos mentales" tratan de destruir la imagen del país real. Dueños eternos del odio. Del ayer. Obsedidos de investigación. Una interdicción a partir de 1810, ¿les vendría bien?

En la alta noche, como broche de oro de esta "buena gente" que remueve viejos trastos e infunde nueva vida, el profesor Soldatti dijo 200 palabras. Vale la pena seguirles el hilo:

a) La Patria está solemne, enferma de incredulidad y de desconfianza; está aguardando la medicina heróica de la FE. Vivimos un caos artificioso, creado por rencores absurdos, suspicacias, malos recuerdos, rumores perversos, angustia a veces histérica.

b) Tenemos que retornar la infantil y necesaria corriente de credulidad. Nadie debe engañarse pensando que para obtener una convivencia creadora es necesaria una absoluta identidad de ideas. Basta coincidir con algunas circunstancias positivas.

c) A mí me interesa el hombre, el hombre que sufre en la soledad de su desamparo terreno; el hombre, como máquina o como ángel. Un largo cuarto de siglo deambulando por el mundo misterioso del dolor humano me hace sentir, por eso me interesa tanto y debe interesarnos a todos ese hombre que tenemos enfrente, sea sano o enfermo, analfabeto o literato; cretino o filósofo; pobre o millonario. Terminar con la incomunicación que proviene también en la subvaloración que los unos hacen de los otros por exceso de admiración hacia sí mismos.

d) Un narcisismo satánico se une en pernicioso maridaje a una malicia que casi ha llegado a reemplazar a la inteligencia. Hay que destruir estas circunstancias negativas... Son las reflexiones que se me ocurren frente a hombres de buena voluntad, que se reunieron en torno a una mesa una noche argentina del verano de 1963...

Ya clareaba cuando esta "buena gente" se dispersó. En otros estratos, hombres que intentan recrear "lo civil", que si son dirigentes deben dar solución auténtica al país, también se habían comunicado con otras realidades que hasta horas antes creían inexistentes.

A esa hora, y en la soledad subsiguiente, cada uno se encuentra consigo mismo. ¿Estamos sirviendo al país-país o estamos sirviéndonos?

Obreros presurosos, viajando mal hacia fábricas que aún echan homo por sus chimeneas, nos dijeron así, con su paso, que ya era de día. Otro día...

("El valor no consiste en no tener miedo. Sino en VENCER el miedo..." VICTOR HUGO)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr