Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje a los que “Quieren Votar”, 13 de Febrero de 1963

DIARIO EL MUNDO - 13 DE FEBRERO DE 1963

REPORTAJE A LOS QUE "QUIEREN VOTAR"

AUNQUE los apóstoles de la frustración y del desencanto nos traten de conmover prediciendo que "no habrá elecciones" y que "todo es inútil" y que no "llegamos al 23 de junio", mientras no nos enseñen otra terapéutica o nos expliquen cómo SALIMOS del vacío constitucional que vivimos si no es por la vía comicial, seguiremos aferrados a la sabia y democrática vocación de elegir, votando. Del otro lado nos queda la dictadura, que algunos esgrimen como tabla de salvación suprema; queda el caos... Y el caos es refugio óptimo de extremismos: es trinchera clave para cualquier aventura desventurada. No nos atrae. Lo confesamos.

No estamos, pues, viviendo en la comodidad de las opciones. Esto me gusta. Esto no me gusta. Tampoco juguemos nuestra conducta y nuestra convicción a manos del país soñado. Apenas, sí, al país posible. Lo más auténtico que las circunstancias lo permitan.

Todo esto lo sabe el hombre común, "que quiere votar". Los que no quieren votar -porque no tiene votos, además-, deben examinar cuidadosamente tres hechos que aparecen desvinculados entre sí, pero no tienen un tronco común: la rotura de las compuertas.

1) Aquel episodio de la Aeronáutica en Córdoba, con actuación superespecial de los aspirantes a suboficiales que tuvieron decisiva participación en el arresto de oficiales de esa instancia insubordinados.

2) Villa Devoto, en la noche aciaga en que la autoridad policial y judicial fue enajenada y transgredida por dolidos y enfurecidos guardiacárceles.

3) El "motín" que acaba de vivir la UCRI en la persona de su Junta Ejecutiva Nacional, y cuyos detalles, tan espectaculares como mortificantes, fueron cuidadosamente ocultados, pero que vale la pena relatar no para hundir aun más el escalpelo, sino para que muchos detractores de los comicios se autosermoneen y comprendan que serán irremisiblemente desbordados, como lo fueron quienes se oponían a la elección interna del ex partido oficialista.

Todo fue así: debían cumplirse los comicios metropolitanos (que ya se realizaron). De pronto, en el seno de la Junta, una fuerte corriente contraria a Oscar Alende consiguió la colaboración de "hombres intermedios" -Uranga, Sylvestre Begnis, Gómez Machado y otros- para postergar la convocatoria y aprovechar el impacto para desplazar definitivamente de la conducción partidaria al fornido Alende. Este, en la dramática noche, explicó que sería una defraudación producir la postergación. "Que la gente de la Capital quería votar", y abundó en otras consideraciones, todo en tono correcto. Cuando concluyó, y en medio de un silencio casi sedicioso, recibió un hondo calificativo irreproducible del doctor Sylvestre Begnis. Alende contuvo la respiración, frenó su ansia de replique y tumultuosamente, abandonó el local, yéndose a su refugio de Banfield. Prácticamente sus adversarios o enemigos habían triunfado. Pero cometieron un error: con la mejor costumbre radical pasaron a cuarto intermedio. Y en ese interín, 200 o 300 personas hicieron irrupción en el local de las deliberaciones. Eran los que "querían votar". Aquí es donde la crónica no alcanzó a describir lo acaecido:

a) Un mozo morocho, con físico de Comanche, subió a la mesa y, frente a las espantadas autoridades, produjo epítetos tremendos. Al doctor Zanichelli lo amenazó con "romperle la pierna sana".

b) Los miembros de la Junta Ejecutiva atrincherados contra la pared, sintieron el miedo físico de una suerte de linchamiento. Fueron salivados, insultados: al doctor Begnis se le pasó un felpudo por el rostro, le fue arrebatada la pipa de la boca y rota a pedazos; acaso lo menos en este doloroso espectáculo haya sido algún puntapié que se perdió.

Cuando se consiguió restablecer mediano orden, el doctor Uranga anunció "que habría comicios". Y los hubo.

No es de casualidad que ocurre este desborde. Ni aquél. Ni aquel otro. Estamos creando un clima de histerismo y de impotencia. Alende, acaso desbordado, se fue a su casa. Pero OTROS, escapando ya de jefaturas y dirigentes, obligaron a seguir el camino de los comicios donde sufragaron 40.000. Aquí, los esquemistas no tratarán de reducir todo a la lucha entre "Alende y Vítolo" o al enfrentamiento de "Alende con Frondizi", o tal línea que se entrecruza. No. Aquí todos fueron superados por "el de abajo". ¡Atención!... No sigamos jugando con fuego.

Los que no amamos este tipo de caos preferimos el trayecto simple. Porque, hasta ahora, "todo termina bien". Pero, ¿y si un día termina mal?

("Los hombres sin imaginación solo venden rutina..." Fundación Rockefeller)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr