Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
¿Somos o no somos repetidos?, 31 de Marzo de 1963

DIARIO EL MUNDO - 31 DE MARZO DE 1963

¿SOMOS O NO SOMOS REPETIDOS?

Un folleto "prohibido" en 1930 prueba que TODO ESTA IGUAL. Su autor, Horacio Oyhanarte, que a los 27 años habló cuatro días seguidos en la Cámara de Diputados. Vivió 14 años exilado y sólo puso los pies en la Patria cuando falleció Yrigoyen. Escribió la profecía en la Jefatura de Policía de Montevideo. ¿La hubiera podido repetir hoy, al año de otra destitución? ¿O no?

CORRIAN los días otoñales de 1914. Un joven, de revuelta melena, de gesto duro, con aire combativo, ocupaba, por primera vez, una banca en la Cámara de Diputados. Tenía 27 años viriles. Acosados de pasión. Años irreductibles. De autenticidad. De lucha despiadada contra lo impuro. Para él lo impuro era, por ejemplo, la elección fraudulenta de ese año. Entonces, la impugna en el Parlamento. Cuatro días habló diciendo. Su discurso sumó 125 páginas del diario de sesiones. Hizo el proceso lapidario de aquella "Argentina de papá", donde la soberanía popular era burlada, temida, allanada. Entonces se usaba el fraude como hoy se propugnan proscripciones, prohibiciones, vetos. El mismo miedo al "país que vota" entonces que ahora. Con la diferencia -favorable al país- que en aquel tiempo, la élite dirigente estaba en pleno vigor mental, era apta, funcionaba con imaginación, tenía talento y, en consecuencia, construía una Argentina idónea para ese tiempo. Lo dramático es que hoy aquella élite está deteriorada y se sigue aferrando al poder, con la desesperación insobornable de quien tiene ya la muerte en su aledaño y se niega, tozudamente, a morir.

Aquella figura que así hizo su debut en la escena nacional, y que al decir de un biógrafo "anunció la entrada de las muchedumbres innominadas en la tierra de la libertad", se llamó HORACIO OYHANARTE.

Aquí no vamos a intentar un reencuentro con él. Si no con una profecía suya que se aplica como nunca, a esta instancia sin resuello, con angustia y sin horizonte, que afronta Argentina 1963, en todas sus capas. Inclusive en el riñón de quienes resisten estúpidamente el proceso.

Oyhanarte dijo lo que pensaba y terminó como todos los soñadores en el destierro. Pero no por deudas; no se autoexilió para gozar pitucos panoramas de Punta del Este; no se fue del país porque no creyera en él; tenía ideas. Y tuvo que partir... Fue en 1930. Vivió 14 años lejos de su patria. Volvió una vez; cuando murió Yrigoyen. El 1 de diciembre de 1930, instalado en la Jefatura de Policía de Montevideo, entre ocio y ocio, esperando desalentadoramente noticias de Argentina, produjo una especie de "cartilla" -así se llamaría hoy- que entró de contrabando al país. Fue prohibida. Siempre se prohibieron cosas... Desde Adán acá. Pero el folleto circuló. Hasta que se incautaron de él y el silencio que siempre acompaña a los que piensan demasiado se cernió sobre las 20 diminutas páginas y una sombra de olvido manso se tendió sobre aquella profecía. Porque hoy, con los ojos 1963, 33 años después, podemos asegurar que adivinó. Tenía -ya lo hemos dicho- imaginación. Mal no podía advertir el futuro. Lo "vio".

Aquel folletito llegó inesperadamente a nuestras manos.

En uno de los tantos encuentros angustiados que hoy se realizan buscando luz, salida, sensatez, inteligencia, alguien nos hizo depositarlo, por horas, de esa joya. Para que cada uno formule su conclusión, extractamos los párrafos más agudos de ese mensaje dirigido 33 años atrás por Horacio Oyhanarte.

1) "Somos el derecho -se refería al gobierno depuesto- y mis perseguidores representan, frente a nosotros, la posesión transitoria y deleznable de un hecho que ni siquiera fueron capaces de producir. Lo encontraron de antemano resuelto por la traición y la entrega".

2) "Siempre es peligroso jugar con los fantasmas; un día los argentinos se despertaron y encontraron derrumbada la legalidad y el derecho. Aquí se ha olvidado, en medio de este absolutismo, que como dijera el príncipe Talleyrand, las bayonetas pueden servir para todo, menos para sentarse sobre ellas...".

3) "Aquí se ha suprimido de una sola plumada el Congreso de la Nación. La República, en tinieblas. Vive el país un momento único de su historia; no existe ni Congreso Nacional ni Legislaturas Provinciales, organismos que fueron respetados hasta por Rosas...".

4) "Los pujos nobiliarios de mi tierra solo anidan en unas cuantas cabezas huecas; en los "hijos de papá", que, en la perfecta inocuidad de sus vidas olvidan, entre las volutas de humo de los cigarrillos rubios, la base originaria del pequeño esplendor; el pequeño comercio, la misma industria modesta, el mismo estiércol de oveja y de vaca, allá donde el viejo abuelo de cara a la verdad y a la naturaleza empezó a jadear por la existencia y por la prole...". "Esta gente que conduce, vive caminando para atrás...".

5) "Estas gentes vuelven al escenario de sus fechorías. Como los Borbones; sin haber olvidado ni aprendido nada en el destierro".

6) "Pero los pueblos son como los ríos; no remontan el curso de su historia y paso que AVANZAN EN SU PORVENIR ES PASO GANADO... Estamos aquí frente a los límites modestos de un motín sin gloria y SIN CAUDILLOS".

7) "AQUI SE HA CONTAMINADO CON EL VIRUS DE LA POLITIQUERIA Y DEL MOTIN A UN EJERCITO Y A UNA ARMADA DE IDIOSINCRACIA CIVILES; ESTO SERA MOTIVO DE PERTURBACION FUTURA Y LES FALTARA TIEMPO PARA PURGARLO".

8) "¿Y en qué estamos ahora? En trampear a la legalidad... En proponer reformas; en dilatar fechas; en crear un partido político que sea el usufructuario directo de este milagro de "la revolución". En este afán se llega al delirio; los conservadores se alían con los socialistas; los unos, olvidando que son el privilegio; los otros, no se acuerdan que son el proletariado. Todo se confunde; los antimilitaristas y la espada. Están buscando la FEDERACION NACIONAL. Y con banquetes por cualquier motivo; taponazos de champaña, fragor de platos; el paraíso de la inmortalidad y de los cocineros... En el Brasil, en cambio, hay una revolución de verdad, donde se instaura la democracia".

9) "Pocos días antes de la revolución, un coronel de la Nación llegó a mi despacho para ofrecerme un libro. He aquí un revolucionario que estaba con la legalidad para "venderle libros" y con el motín para graduarse de prócer...".

10) "Y mientras tanto, el peso argentino pierde su valor como nunca; los títulos bajan; las rentas merman; las poblaciones no tienen qué comer; los comerciantes quiebran; los bancos restringen el crédito; los desocupados ambulan sin trabajo y sin quietud, y la miseria y el hambre asoman como un condenado dantesco su faz pálida y espectral. Días sombríos y catastróficos aguardan a nuestra patria. Si es fácil mostrar el cuarto de hora de valor, es difícil el largo coraje cotidiano. No lo tienen...".

El folleto termina con este consejo: "Saque copias y haga circular este manifiesto".

Seguimos preguntándonos: ¿un perfil argentino 1930 o 1963? Y seguimos indagando con dos filósofos de nuestro tiempo: ¿es el hombre una revolución perpetua? (Sartre) o ¿es el hombre una perpetua repetición? (Heidegger).

En fin...

("Nada de nuevos pactos y transacciones. No hay más que un argumento: las manos al cuello y la rodilla sobre el pecho..." Fernando Lasalle, de su libro ¿QUE ES UNA CONSTITUCION?)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr