Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje a la “sangre de un General”, 3 de abril de 1963

DIARIO EL MUNDO - 3 DE ABRIL DE 1963

REPORTAJE A LA "SANGRE DE UN GENERAL"

AMANECIA. Una mano ensangrentada golpeaba con la culata de su revólver la blanca puerta de una casa con sueño. La puerta se abrió. Una mujer dulce se estremeció de horror: Ahí, de pie, dando tumbos, borroneado de sangre, un hombre, su marido, con la nuca traspasada por una histérica bala, se desplomaba ante ella. Era un general de la Nación. Ese fue el despertar trágico de Osiris Guillermo Villegas (mendocino, 48 años, con 20 años de vida militar). Esa fue la alucinación matinal de su esposa y de sus tres hijas. No lo borrarán jamás.

Esa fue otra mañana neurótica, torpe, descabellada, con que asomó el país a su día. Que debió ser de trabajo, de seguridad, de orden, de paz. Y, en cambio, vio otra vez "jugar a la guerra"; salir tanques; requisar automóviles y volcarlos; oír comunicados irritados por radio; retirar los chicos del colegio; angustiarse.

Esta vez en nombre de la HONESTIDAD.

Un país conmovido en sus estructuras más hondas por sus "TUTORES".

Otra vez la neurosis del "golpe" por el "golpe" mismo.

Otra vez el miedo de que el pueblo llegue a la urna y se exprese. Un comunicado rebelde componía esta antipsicológica mención: "Al pueblo le ofrecemos la oportunidad de trabajar en seguridad. Después hablaremos de votar..."

O aseguraba que la "inmoralidad era tan evidente que el Presidente de la Nación, que había hablado el viernes de grave emergencia nacional, almorzaba el domingo con Tato Bores, que satiriza la realidad argentina..."

Es INCREIBLE usar este argumento para sacar a nuestra juventud a la calle.

Es INCREIBLE todo...

¿Se puede conmover al país impunemente?

¿Qué espectáculo estamos ofreciendo?

¿Qué extremismo vamos a aventar así, si lo estamos amamantando detrás de cada avión corsario o de cada tanque que sale?

Nunca un país se suicidó

Estamos por implantar el precedente.

Son, además, motines sin gloria.

¿Cómo va ejercer cada uno su que hacer? ¿En qué ámbito? ¿Con qué horizonte?

Facundo Quiroga sostenía que la "guerra terminaba cuando uno de los dos bandos enterraba su arma". Aquí, más que el arma, hay que sepultar el odio. Es senil. Es de una antigüedad alcanforada.

Obsérvese que la lucha no se plantea en el eterno esquema peronista-antiperonista. No. Se ubica en el plano clásico de las abstracciones. ¿SE SALIO PARA QUE? ¿POR QUE? ¿PARA REDIMIR A QUIEN? ¿Al coherente pueblo argentino, que ya no necesita curadores de ese estilo?

La asonada es, con todo, diferente del tradicional "cuadro clínico". En los recuerdos dramáticos de estos enfrentamientos, aparece así, como símbolo, el bombero muerto en el puente de Avellaneda. Soldados. Civiles. Pero ayer fue derramada además la sangre de un GENERAL. En nombre de la HONESTIDAD Y DE LA MORAL lo perforaron a balazos desde la sombra. Osiris Villegas no terminaba en el Berna; otro era el fin elegido. Otros más debieron caer en ese intento de buscar la destrucción física de 15 o 20 figuras para impactar. Pero eso será motivo de otro análisis. Lo que importa es que un GENERAL DE LA NACION, se suma ahora, con su nuca ensangrentada, al devastado panorama nacional. Es decir, ya no quedan intocables para los "dueños de la verdad". Al "bombero" lo reemplaza un general. Y no en pelea, además; que si así hubiera sido, como diría Jauretche, "los calaveras no chillan".

Vamos buscando algo más en la ladera de esta reflexión.

Ya no hay "tabúes". Estamos marchando precipitadamente hacia el caos, porque tenemos un diferenciado sentido de la justicia. Acaso, la sangre derramada ayer golpee más que otras sangres...

Acaso ayude a terminar con estos conflictos que siempre giran en torno de ambiciones personales y a demorar y repetir nuestro país. Porque el país, lanzado en plenitud, no tendría escenario para los que viven mirando hacia atrás como la mujer de Lot.

Si esto no valiera, vale apuntar que en distintas unidades, que quien esto firma recorrió, notó en los oficiales superiores no poca inquietud con respecto a si la disciplina y la subordinación funcionaria a la hora de gritar a los suboficiales: ¡En marcha!...

¿O es que el harakiri se ha de transformar en nuestro estilo de vida? ¿Es decir, en nuestro estilo de muerte?...

¿Quién le pagará al país este daño? ¿Habrá rigor? ¿O habrá la liviandad de un tranquilo habitar en los lagos del Sur por unos días no más?

Todo este cuadro lo vivenciamos cuando amanecía y la mano ensangrentada de un general de la Nación golpeaba desesperadamente la puerta blanca de una casa con sueño. El país abrió su mañana así, horrorizado. Otra vez horrorizado... Otra vez repetido...

("El pasado lo fui; no lo soy; y lo fui de modo tal que me es imposible no haberlo sido. Es irremediable. Es lo que yo no puedo cambiar. Lo que no puedo construir. El futuro es lo que no soy; pero puedo serlo... A eso voy. ¿Puedo?... VICENTE FATONE)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr