Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje a los “fascinados”, 15 de Mayo de 1963

DIARIO EL MUNDO - 15 DE MAYO DE 1963

REPORTAJE A LOS "FASCINADOS"

A LA MISMA hora en que Juan Carlos Onganía, bajo una llovizna confusa y molesta, llegaba a la residencia presidencial de Olivos y entregaba al doctor José María Guido la dimisión de Enrique Rauch -parca y sin estremecimientos-, medio millón de porteños argentinos seguían desde las pantallas de su televisor, en la complicada noche dominical, una serie llamada "Poderío aéreo", que exhibía el "Bombardeo a Hamburgo". Realmente, una vista impactante. Mientras las imágenes de la ciudad derruida, transformada bíblicamente en "PIEDRA SOBRE PIEDRA", desfilaba ante los ojos asombrados de los telespectadores, el locutor, traduciendo, formulaba el siguiente comentario: "Era tal la destrucción, estaba todo tan en ruinas, que la moral sufrió. Y se calcula que 800.000 alemanes (hamburgueses) de todas las capas sociales se dedicaron noches enteras al saqueo, a la depredación..."

Aquí cabe al reflexión ante la actualidad argentina y el fascinante tema de la MORALIZACION DEL PAIS. Los 800.000 alemanes, ¿eran inmorales? ¿Bandoleros natos? ¿O las circunstancias famélicas los llevaron a producir el acto ilegal que, luego, concluyó en corrupción? Porque la corrupción se instaló en Europa como consecuencia de la posguerra. Nadie lo niega. ¿Cómo se licuó? ¿Fusilando? ¿Aplicando penas máximas? Alguna vez, cuando formulé esa pregunta, el jefe de prensa del gobierno federal de Adenauer me contestó:

-Cuando los países se recuperan y revitalizan su vida económica y social, todo vuelve a su cauce. La inmoralidad muere...

Hay delincuentes ideológicos y económicos en Argentina. Medradores del esfuerzo del hombre común. No cabe duda. ¿En qué proporción? ¿Mayoritaria? ¿Tanto como para que se haya creado en el país la imagen de que todos somos corruptos, deshonestos, inmorales? Sin embargo, exportamos todos los días ese rostro. Desde 1930 a la fecha no podemos salir de está lapidaria etiqueta aplicada al país mismo, so pretexto de una minoría infinitesimal.

Millones de hombres, angustiados y sin destino, trabajan (si no han sido despedidos) de la mañana a la noche. En dos o tres tareas. Miles de funcionarios, de dirigentes políticos, de profesionales, de técnicos, producen su episodio diario, fecundo, apto, límpido. No son noticia. Una violación sí es noticia. Una caridad, no. Cárcel para los delincuentes; en buena hora. Códigos rígidos; leyes sin resquicios por donde se esfume la inmoralidad. Pero todo con pruebas, con la ley, con la Constitución. Legítimamente.

Se contestará que los delincuentes reales escapan al régimen penal, por liviano, por contemplativo. Hay que consolidar las normas legales. ¿O no se puede por decreto-ley actualizar un Código hoy y aquí? En un país donde un presidente de la Nación fue destituido fácticamente por tres comandantes en jefe; en un país donde ese presidente convocó a elecciones y luego anuló el resultado; en un país donde en un par de horas fue devaluada la estructura económica, no ya el dólar, y se cumple inexorablemente un plan de millonaria desocupación, donde el costo de vida sube de un año a otro (estadísticas oficiales) un 32,5% (abril 1962 - abril 1963); en un país donde usted es empobrecido por decreto, en un país, en fin, donde cuando a las 6 de la mañana suena el timbre de casa, usted atiende, y no es el lechero. ¿CUESTA TANTO DARLES A LOS CODIGOS LA RIGIDEZ SUFICIENTE PARA QUE LOS VERDADEROS DELINCUENTES PAGUEN A LA SOCIEDAD SU CULPA? ¿Tanto cuesta? Tenemos a la Constitución "touche", ¿y vamos a detenernos ante un Código benigno?

Entonces sí, con la licitud de la ley dura, ¡a la cárcel!

Y entonces terminaremos de recrear, fascinados, este tema de que "somos todos inmorales".

Porque no es verdad.

Y porque es el "slogan" de la frustración el que vamos repitiendo como idiotas útiles.

No se llega a la función pública a buscar la prebenda, el "negocio fácil".

Exportemos lo bueno. Lo positivo. El almirante Kolungia, para aceptar el cargo de secretario de Marina, abandonó una función privada en la que percibía casi 2.000 dólares mensuales de sueldo (300.000 pesos).

El Dr. José María Guido tiene una remuneración mensual que no alcanza a los 37.000 pesos.

El Dr. Guillermo Acuña Anzorena, ex subsecretario del Interior, ex ministro de Trabajo, ex Fiscal de estado, se gana la vida como abogado, recorriendo 4 días a la semana los Tribunales ejerciendo su profesión.

"Nino" Salonia, reciente ex subsecretario de Educación, dicta sus clases como profesor en dos institutos; en uno de 8 de la mañana a 12 y en el otro de 16 a 20.

El Dr. Bruno Quijano, ex subsecretario de Justicia y ex ministro de Trabajo, actúa como abogado en un conocido bufete, con horarios que cumple rigurosamente.

¿Qué empresa no le pagaría más de los que le abona el Estado a Esteban Pérez, el eficentísimo administrador de Gas del Estado?

Y así podríamos seguir en una larga lista, en la que entraría el Dr. Rafael Ayala, ex secretario de Hacienda, que actúa en su estudio, después de 30 años estupendos de labor pública, y tantos otros ex, que no viven de "renta", ni de las "coimas" que les dispensó el quehacer burocrático.

Que fueron limpios.

Que son limpios.

Mayoría total. Absoluta.

Abandonemos, pues, la fascinación fácil de jugar a la "moralización", como si toda la vida argentina estuviera infectada. No nos exportemos así.

Porque ésa es la trampa tendida. La excusa. Estamos "detenidos" como país. Frenados. Con desempleo, iliquidez, inseguridad. Con una Patagonia que sigue sin ser fuente de riqueza porque ni está escudriñada y allí la alambrada la tendieron para el hombre, no para las ovejas. El "boom" de Comodoro Rivadavia fue un espejismo. Allí están los pozos sin explotar; allí está una producción limitada porque no hay consumo. Allí, en villas miseria, el chico grande, de noche, sirve de almohada con su cuerpo a los chicos-chicos. Sus hermanitos de dolor y de sin mañas.

Ahí está la INMORALIDAD SUPREMA.

Poner el país en marcha será LA MANERA MAS OPTIMA DE MORALIZAR. Y la única capaz de licuar la inmoralidad.

Si no, seguiremos tapando el cielo con un harnero.

Y haciéndonos los distraídos.

Fascinados por un "slogan", hasta terminar estupidizados, cubiertos de harapos.

Y los extremismos se frotarán las manos.

Habrán conseguido que la argentina no sea un país. Que sea un VACIO.

Y entonces nos OCUPARAN.

Por no tener derecho a subsistir como nación libre. Como nación creadora.

No es ésta la abstracción.

Es el año 2000.

Que no está lejos.

("La fatal tendencia de la humanidad a dejar de pensar en una cosa, en cuanto deja de ser dudosa, es causa de la mitad de sus errores". STUART MILL)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr