Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje a los “aislados”, 2 de Julio de 1963

DIARIO EL MUNDO - 2 DE JULIO DE 1963

REPORTAJE A LOS "AISLADOS"

EN un cine céntrico, despistados porteños ven día a día "El ángel exterminador", especie de cita con lo irracional, creada por un agudo enjuiciador de nuestras costumbres y nuestro conformismo: Luis Buñuel (español). El argumento del film se asocia, prodigiosamente, con nuestra realidad. Quince personas –siete mujeres y ocho hombres- se reúnen en una importante casa a cenar. Hacia la madrugada notan que algo extraño les impide salir del salón donde están. Durante noches y días, días y noches permanecen allí, atrapados por el hambre y la sed, descompuestos sus rasgos y sus actitudes por la promiscuidad en la que va viviendo; se van deteriorando moral y físicamente. Están "aislados". Destruyéndose. Fuera, parientes, sirvientes, curiosos, policías, se agolpan. Tampoco pueden entrar. Algo los frena en la puerta de calle. Y dentro, nadie puede salir. Cuando se rompe el sortilegio y todo vuelve a la normalidad es tarde; la degradación de los "aislados" al abandonar el salón que los atrapó es total. El público deja la sala cinematográfica cuando la vista concluye, y se detiene ante afiches que dan cuenta de la crítica que mereció la película. Confuso, intenta leer para comprender. Quiere que CALKI le explique el porqué.

Así estamos como país. Sin salir. Y buscando interpretar la razón de la sinrazón que mueve a los protagonistas de esta hora argentina a corroer a todo cuanto tocan. A argumentar las tensiones. A traer menos paz. Más dolor. Más incomunicación. A no salir.

Y es el encuentro el que nos agota. Un desencuentro que viene de lejos. Que acaso se corporice totalmente en aquella metáfora estúpida y estéril: "Alpargatas sí, libros no.". sin libros no hay país. Sin alpargatas no hay construcción nacional. Hoy estamos casi al borde de un nuevo suicidio. Si un vasto sector de nuestro quehacer dispusiera, como se afirma, la ABSTENCION ELECTORAL, so pretexto de que las REGLAS DE JUEGO SON TRAMPOSAS –y lo son- volveríamos al aislacionismo clasista y al desencuentro. Porque da la bendita casualidad que en "conjunto social", cuyos dirigentes dispondrían apartarse del "fanático e indispensable" 7 de julio, es aquel que se identifica como la "clase trabajadora".

Un país no se hace sin obreros. De acuerdo. Pero tampoco con "obreros solos". Sin entremezclarse clase media y clase obrera no hay nada NACIONAL ni POPULAR. Hay rencores sordos. El país está paralizado, en alguna medida, por mentalidades obsoletas que, insepultas, lo detuvieron y lo detienen, y en mucha medida, por este divorcio sistemático entre OBREROS y sectores medios que al no manejar en conjunto el PODER POLITICO frustran a la República. Una vez y otra, y ahora parece que otra.

No intenta ser esto una apología frentista. Ni mucho menos impedir que se escinda el movimiento que se llama "Frente Nacional y Popular", pero que no tiene "poxipol". Esta comunicación entre obreros y UCRI, o UCRP o Democracia Cristiana, Conservadorismo popular o UDELPA o cualquier rubro político, ES INDISPENSABLE PARA EVITARLE NUEVOS RETRASOS A LA REPUBLICA.

Aquí no se trata de que se salven las "62" como meras conductoras de una línea gremial.

Ni que la CGT se vigorice únicamente.

Para una transformación política, económica y social, sin destellos extremistas, hace falta que las "62" y la CGT, es decir los sectores del trabajo, no permanezcan apartadas del proceso, y juntas con el resto de la comunidad construyan el país soñado.

Y todo cuanto se haga para evitar el desencuentro será útil. Lo exclusivamente auténtico es a veces enemigo de lo bueno. Manejarse con las realidades ambientales podrá hacernos dejar retazos y piel por el camino. Pero el gesto olímpico, en busca de idealidades inencontrables, es como el suicidio: totalmente estéril. Una fría y cumplida política económica liberal, y por lo tanto perimida, deja hoy la huella de casi un millón de desocupados. Hambre, mortificación, angustia. Y esto no se resuelve simplemente diciendo: ABSTENERSE. Será muy espectacular. Será no contaminarse. Pero es un camino sin puerta. Es como petrificarse. Es morir idílicamente. Gratis.

Todo esto dicho en función de un país que no hay otra forma de hacerlo, si no es CON TODOS. Nos gusten o no.

Desde 1945 hasta 1955, sin ruido, paro con plena evidencia, la clase media se enfrentó con la "clase trabajadora", entonces semipoder. El 5% se sintió feliz.

Desde 1958 hasta 1962 la clase trabajadora hostilizó a la clase media –UCRI en el gobierno-, también semipoder. El 5% mental vio así que sus títeres bailaban al compás que "lo viejo" quería.

¿Vamos a volver a encasillarnos? ¿A que cada uno salve su fragua?

Nadie salvará nada así.

Absolutamente nada.

Estará otra vez el triunfante "5%" mental. Y el país, como los protagonistas de Buñuel, encerrado. Sin poder salir...Nos habremos hecho el harakiri.

("El suicidio es un robo al género humano..." JUAN J. ROUSSEAU)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr