Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje a una “muerte inutil”, 5 de Octubre de 1963

DIARIO EL MUNDO - 5 DE OCTUBRE DE 1963

REPORTAJE A UNA "MUERTE INUTIL"

TUVIERON que ubicar las palmas en la calle... Las tres primeras parecían entrelazadas con intencionalidad, a la izquierda se leía "Confederación General Económica"; en el centro, la leyenda decía "Arturo Frondizi y Sra."; a la derecha el moño violeta tenía estampado este rubro, "Unión Industrial".

Parecía como si la simple muerte de un hombre simple ayudara a terminar con la vivencia de un país partido en pedazos. Pero claro, en torno de José Carlos Orfila, "Pepe", el "GORDO", era fácil coincidir. Vivir. Agradarse. Darse era bueno, bueno, bueno... cualquiera de nosotros que miramos, hoy, mañana, cuando nos toque, llevaremos, con nuestro último suspiro, alegría a alguien que no nos quiera. Seguro. Pero nadie fue cínicamente feliz ayer cuando se supo que a los 48 años, volteado increíblemente por una pulmonía (en 1963), "Pepe" Orfila anclaba en el puerto de una muerte inútil. Un hombre en la tumba, ¿no es un barco en un puerto?

Allí quedaba, devastada de angustia, Olga Gargiulo de Orfila, que lo acompañó siempre, sonriendo en sus éxitos y en sus fracasos. Que lo conoció en la clara tierra mendocina de donde era oriundo; que supo de las vicisitudes dramáticas, irónicas que vivió "Pepe" Orfila en la Oficina de Investigaciones Económicas del Banco Central de la República, desde su fundación hasta 1939. Donde preparaba memoriales –entonces, el "memorándum" se lo llamaba así- que un asesor "inglés" leía después para decidir sobre la instancia argentina. A ella le entregó su flamante título de abogado. Y con compartió las ácidas horas nacidas a partir del 6 de mayo de 1958 cuando fue designado Secretario de Comercio, hasta el 14 de mayo de 1959 en que dimitió.

Y se fue sin violencias, como era su estilo de vida. Un cronista lo detuvo cuando abandonaba su despacho llevándose papeles y carpetas, destino escrito de todo ministro desde 1958 hasta 1962 (entrar e irse), y le dijo:

"Algunos diarios le dieron "duro", doctor,... En fin, Ud. sabe..."

Orfila: "Yo sé... No se preocupe. Me lo habré merecido. Venga por casa cuando está libre y tomaremos una copa... Al país lo puedo servir también desde mi casa."

Todo lo apasionaba. El país, la política, la empresa, los viñedos, la historia. Sus hijos, José Carlos, Francisco José, Olga y Elena, quienes ayer, compuestamente, velaban su sueño, mientras generales de la Nación, ex ministros, empresarios, políticos, artistas, canillitas, escritores, periodistas, desfilaban sin obligación, con tristeza infinita, ante esta manera estéril, gratuita, de quedarse quieto para siempre.

Cuenta Keyserling, tan detractor siempre, que en Argentina y Bolivia se usa decir en las esquelas mortuorias: "Fulano de tal pasó a la indiferencia..."

Keyserling seguro no lo conoció a José Orfila, a "Pepe".

Si lo hubiera tratado, no se hubiera animado a tanto cinismo.

Hubiera dado así con una condición humana que reunía cultura, sentido común, pasión por servir. Y hubiera sabido, además, lo que es un hombre TOTALMENTE BUENO.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr