Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje a un largo luto, 27 de Octubre de 1963

DIARIO EL MUNDO - 27 DE OCTUBRE DE 1963

REPORTAJE A UN LARGO LUTO

IRNERIO Bertuzzi (piloto con grado de comandante, 45 años, nacido en Rimini, su padre era ferroviario) ya estaba en la carlinga del birreactor particular de Enrico Mattei; los motores en marcha. Entonces, el "HOMBRE DEL PETROLEO" se dio vuelta, ajustóse el cinturón, clavó su mirada de águila sobre William Francis Mc Hale (periodista norteamericano, director de la redacción romana de "Time" y de "Life", 42 años) y le dijo:

-El vuelo durará una hora. Usted verá cosas interesantes y completará así su nota...

Cuarenta y cinco minutos después todo era hierros retorcidos, charcos de petróleo sin arder y tres cuerpos achicharrados.

Enrico Mattei había muerto. Italia entraba en un largo luto.

Todo esto ocurrió hace, hoy, un año. Cincuenta y seis años atrás, este "condottiero del siglo XX" había nacido en humilde hogar, un 29 de abril; hijo de un suboficial de carabineros, trabajó en una pequeña fábrica de camas de hierro; después, en un establecimiento de curtiembre, del que terminó siendo director (su propietario, Giovanni Fiore, aún vive); y en 1935 se casó con Greta Paola, tocándole después actuar en la "resistencia italiana" como jefe de grupo. Cuando la paz se instaló en Italia, el gobierno de Farruccio Berri lo nombró comisario extraordinario del AGIP, con el encargo de proceder a su liquidación como sociedad estatal. AGIP, para ubicarnos, era algo así como el DINE nuestro. Creación de Mussolini, como apoyo para el episodio de "Italia Industrial", no alcanzó nivel por falta de "hombre". Pero Enrico Mattei no era de los que se dejaban guiar por sordos rencores. No le importó, a él, "partigiano", que la idea tuviera su arranque en "Don Benito". Era apta para Italia, ¿sí o no? Decidió que sí. Y NO LA LIQUIDO. Sobre esa decisión, duramente criticada, ferozmente combatida, -lo llamaban el "comunista blanco" (¡qué ironía!; qué cerca de nuestras realidades y etiquetamientos)- nace, guste o no, el "milagro italiano". Renuncia a su cargo de diputado democristiano, y devora su vida en el ENI; ordena reanudar las exploraciones mineras, convencido de que el pueblo italiana sólo alcanzaría su real "standard" de vida cuando dispusiera de la mayor cantidad de fuentes de energía que él ubicaba en 5 palabras: "abundantes y a bajo precio". Golpeó puertas; pidió financiación. Chocó con el escepticismo; tropezó con una estructura puramente agropecuaria que quería retener a Italia en el tiempo del "buen vino, la buena música, los fettuccini". Pero insistió; al poco tiempo se descubrían los grandes yacimientos metaníferos de Caviaga, Ripalta, de Cortemaggiore. Transformaba una estructura más allá de los buenos discursos. Rescataba los resortes económicos para ponerlos al servicio de una mejor condición social. Mattei, empresario Nº1 de su tiempo, tenía obsesión por el Sur de Italia. Por arrancar de las garras de la pobreza a tanta gente humillada, allá donde, según un famoso libro, "Cristo no llegó". Mattei no le temía a la intervención del Estado; intuyó entonces que no se podía dejar todo librado al azar, a al improvisación, funcionar en la simple órbita de la "libre empresa". En diez años, Italia tuvo un complejo industrial que reúne un activo fijo de 1.570 millones de dólares. Un gasoducto de 4.5000 km que alimenta a 1.800 industrias; 50.000 técnicos y empleados agrupados en el Ente Nazionale Idrocarburi; inventó el gas como combustible nacional italiano; extrajo 1.750.000 toneladas de petróleo; ideó y ejecutó gasoductos que cruzan Europa, desde el borde de la Cortina de Hierro a Génova; compró petróleo crudo a la URSS para refinar en Italia; batió a los "cartels" tradicionales en Asia y Africa. Se expandió: Nigeria, Marruecos, Gana, Libia. Después, América del Sur; en la Argentina, el gasoducto Santa Cruz-Buenos Aires.

Tal su balance.

Vivía modestamente; no percibía sueldo y daba parte de los dividendos de su empresa a obras de caridad.

Ni los atentados ni los intereses creados. Nada detuvo su vocación de servir. "Dondequiera que haya caos –dijo un día-, allí me encontrarán". Todo cuanto pronostica lo realiza: "Italia marchará a gas", anunció un día. Y libra su combate. Acuña otra frase: "Cuando los norteamericanos huelen petróleo, da la casualidad que siempre hay petróleo".

Este es el perfil del "mito" Mattei.

Este es el "empresario" que se hace "VER" en la vida de su país.

Más allá del PODER POLITICO, más allá de los comicios, más allá de la cháchara estéril del "comité"; con calor humano, pensando fundamentalmente en el destino de la "gente humillada" –como la llamaba-, Enrico Mattei fue a lo profundo para producir la "Italia Industrial". No discutió "si Mussolini sí" o "Mussolini no". ¿COMPARAN?

Sabía jugarse. Venía de evitar un fusilamiento durante la guerra; de una fuga con contornos rocambolescos; habíase atentado contra su vida en, incluso, siempre quedó en sombras el saber si su muerte fue casual o causada.

Auténtico con sus convicciones, con su "clase", con su "estilo de vida".

Y murió mostrando su obra, atrapado en la carlinga por un fuego estúpido que quemó una de las vidas más útiles de este siglo.

Amén.

("Hizo más por Italia que cualquier otro italiano desde Augusto" NEW YORK TIMES)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr