Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Este fútbol loco, loco..., 20 de Noviembre de 1963

DIARIO EL MUNDO - 20 DE NOVIEMBRE DE 1963

ESTE FUTBOL LOCO, LOCO...

RIO DE JANEIRO, (Especial). - La pasión duerme. Cuarenta grados al rayo del sol derriten hasta el último nervio. El rubio e inteligente Gianni Rivera –figura Nº1 del fútbol italiano actual- ya está en la alta Italia, acaso tratando de resolver el agudo problema que nos planteáramos en las horas pegajosas de Copacabana, rodeados de cimbreantes mininas que querían algo más que un autógrafo: "Usted no puede resolver problemas de dominio de pelota, de toque, de creación a velocidad supersónica. Si juega usted muy pero muy bien, disminuye su ritmo; si usted se maneja a rayo puro, velocidad, entonces juega menos bien... Milan es, tácticamente, mejor que el Santos. En América aún nunca jugamos bien. Pero en Rusia y en Inglaterra brindamos un espectáculo incomún. El Santos es un equipo maduro, ya demasiado en años, técnicamente muy superior a nosotros. La lluvia nos frenó y entonces, muerta la velocidad, sin la circunstancia física, nos superaron..."

Así hablaba Gianni Rivera, "el bambino de oro", que ja no se "pone colorado" a los 20 años, cuando dos ojos encandilantes de una morena que no camina, samba, lo degluten.

Y lo que dice, seria y pensadamente, es total verdad. Confirma aquello de que nadie sabe más fútbol que el jugador de fútbol.

Hasta ahora tratamos de retratar, buscaremos de analizar, de aquí en más, para cerrar este circuito de la Copa de Campeones del Mundo hoy luciendo, por segunda vez consecutiva, en la vitrina de una modesta pieza del Santos Fútbol Club.

La Copa es una idea promocional de fútbol, realmente admirable. Trescientos millones de pesos se recaudaron en total, entre las eliminatorias y estas dos finales (28 millones en el Maracaná, donde la entrada es barata; la máxima con platea central costaba 840 pesos argentinos). Vincula, aunque sea por medio de una batalla, a Europa con América. Crea una suerte de fetichismo en torno del "hecho fútbol" y hace que el Santos vuelva a valer ahora 20.000 dólares por match. Apasiona, recrea el interés, obliga a movilizarse, confronta, arrastra periodistas de todo el mundo, comunica, etcétera.

Aquí se encuentra el campeón de cada país, que siempre hay que suponer ES EL MEJOR, porque no hay otro termómetro para medir la aptitud total, que el título que uno gana. Las selecciones nacionales no siempre son realidad y pintan el fútbol que en ese país se practica. El equipo sí. Es una comunidad constante jugando; es una competencia con todos sus pares.

Hablamos de todo esto con Emilio Hardoy, presidente de la Federación de Partidos de Centro (léase Conservador), que está aquí por motivos profesionales, pero que no OCULTA NI OMITE su fervor por el fútbol (es ardiente partidario de Atlanta). Estuvo en el Maracaná (primer partido) y no niega que le causó impresión que "todo Brasil acompañara al Santos".

Ahí entra nuestra primerísima conclusión, que es también preocupación: ¿HUBIERA ACOMPAÑADO ARGENTINA A BOCA SI BOCA HUBIERA SIDO EL FINALISTA? No se diga a "prima facie" que sí, porque no está lejano el día en que Boca-Santos jugaron allí el 49% restante de la mitad más uno, o tomó posición imparcial o rezó porque ganara Santos. Es decir, nada nos consolida en torno de algo o de alguien. Si se habla de Fangio, le oponen a su gloria inigualada el menguado retaceo político. A José María Gatica, su cuna sin cultura, su adolescencia desmañada y urticante, su plenitud grosera y petulante. Al que lo mortifican aun en su tumba, que es su única paz. Acaso Carlos Gardel se salve. No sé. Acaso...

Aquí no; todo es "O maior do mondo". El estadio, el fútbol. Pelé, el Carnaval, Copacabana, todo. Se fervorizan. Son brasileños 100x100%. La prensa brasileña amparó al Santos en todos los instantes de estas 72 horas dramatizadas. "El exquisito Santos ha dado al Brasil, a mí, y a usted, señor, señor, al país, LA GLORIA INMENSA DE SER EL BICAMPEON DEL MUNDO. Trascendemos como NACION..."

Así hablaba Francisco Amaral por Radio O´Globo, la noche blanca de la victoria de los "negros" santistas. Y es el narrador Nº1 de la vida carioca. En Buenos Aires, a quienes nos dispusimos nacionalmente a enraizarnos en la idea "Boca-Fútbol Argentina", como lo habríamos hecho con River o con Racing, como lo haremos en 1964 con Independiente, seguramente, se nos motejó de "entregados", de "hinchas de Boca" o de formar parte del patrimonio personal de algún presidente de club.

Que no se nos venga ahora a decir que este "clima nacionalista" creó la batalla generada en los dos partidos.

Eso sería, por supuesto, ser coherente con la idea de "hacer la apología del déficit" que anda en tantos "salvadores". Y entonces le encontrarían al nacionalismo el 5% de efecto nocivo que puede tener. Y omitirían el 95% de positivo que siempre vive en todo cuanto sea ORGULLO NACIONAL.

No podía obviar esta comparación que es lo primero que nuestros argentinos ojos tuvieron ante sí.

En cuanto a lo deportivo puro, lo dividiría en dos aspectos:

1) SANTOS ES MAS, aún hoy envejecido, QUE MILAN EN EL ASPECTO TECNICO. Entiendo que aún defeccionando la última noche ganó bien. Que el título está en las más aptas manos (penal aparte u olvidando forma de definición).

2) El fútbol italiano está llegando a un nivel más que interesante. Su campeón, mientras el episodio fue normal, mostró ser una "comunidad", u fútbol ambicioso, una disciplina mental que ojalá tuvieran muchos "fenómenos nuestros" y una velocidad increíble. Milan tiene más futuro que el Santos en el concierto mundial.

3) Si Boca perdió 3-2 aquí, en una levantada admirable y cayó allá 2-1 sin merecerlo (públicamente reconocido) y Santos es el campeón del mundo, Boca no es tan poca cosa, ni nuestro fútbol vive en un subsuelo.

En cuanto al arbitraje del señor Juan Brozzi, también vale repetir el concepto:

a) Impecable su quehacer en el primer partido. Todo cuanto penó estuvo ajustado a la ley, y, además, siguió cada escena ahí, sobre los protagonistas. Equivocarse en esa circunstancia hubiera constituido caso prevaricato. Y no erró. LA CRITICA ITALIANA AQUI FUE INJUSTA CON EL, Y HASTA MAL INTENCIONADA.

b) En el segundo y definitivo match apreció penal –y tiene derecho innegable a así verlo y a así sancionarlo- en una común "jugada peligrosa". Brozzi que es inteligente y evalúa todo, debió también aquí analizar circunstancias. Entiendo que después el partido lo manejó a él y no él al partido. Los italianos habían formulado toda la semana declaraciones pavorosas sobre el juez argentino. Desde "perfectamente sobornable" hasta "inepto"; LO HABIAN RECUSADO HASTA EL CANSANCIO. Acaso su espíritu ofendido produjo una descarga psíquica y se encegueció. Cuarenta y siete fouls le cobró al Milan; 14 al Santos. Sobre 90 minutos se jugaron solo 51. No adicionó nada del segundo tiempo y en la atención sola de Amarildo se pasaron 3 minutos. Aquí, la dureza de los italianos al juzgarlo acaso encuentre, si no razones, circunstancias realmente alarmantes que llevan fácilmente al ensañamiento. Insisto: BROZZI DEBIO EXIMIRSE DE ACTUAR. HUBIERA EVITADO MANOSEOS Y "LO QUE VENDRA". ¿Cómo ser juez entre dos partes, si una de las dos lo repudia públicamente?

El Maracaná temblando de fuegos artificiales, y un país vibrante en torno de ALGO y de ALGUIEN, es digno de verse. Es interesante de estudiarse. Aunque nos intenten mostrar que esos encandilamientos son peligrosos. Es preferible un país en pie por una IDEA que un país FRACTURADO por no amar a nadie...

Tan fracturados estamos, y es mi más fundamental anécdota y mi más vital argumento, que cuando EL MUNDO, en una encuesta, indagó sobre la personalidad de José María Gatica, y recurrió a Alfredo Palacios (maestro) y a Juan Carlos Coral (su mejor alumno, su más apasionado admirador, su espejo físico) halló estas dos respuestas:

Alfredo Palacios: "Su personalidad no es digna de preocupar al país..."

Juan Carlos Coral: "Gatica era un hombre humilde que ejerció un magnetismo sobre grandes contingentes populares. Es el ídolo, la rebelión. Nació, vivió, y terminó sus días entre los humildes".

Y Juan Carlos Coral se formó durante 15 o 20 años junto a Alfredo Palacios. ¿Es la división típica de dos generaciones o la división típica de los argentinos?

En fin...

Los tambores están guardados. La batucada descansa. Por la rua, mininas pequeñas, totalmente vacías, mendigan amor. Ellas también están en llanto.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr