Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje al ejecutivo del año, 13 de Diciembre de 1963

DIARIO EL MUNDO - 13 DE DICIEMBRE DE 1963

REPORTAJE AL EJECUTIVO DEL AÑO

La gran COMUNICACION argentina se da, últimamente, en dos actividades: COMER, es decir, en redor de una buena mesa donde desaparecen todas las corrientes ideológicas, las reyertas y donde los "ultras" se igualan con los "no ultras" ante el mismo trozo de carne (y su contorno), y en las SOCIEDADES ANONIMAS donde, según está probado con la simple lectura de nombres de miembros de directorios no hay allí mayor dificultad para que comulguen gorilas, peronistas, frigeristas, no frigeristas, monetaristas o estructuralistas. En cualquiera de los salones privados o públicos de grandes hoteles es frecuente dar con recios capitanes de navíos (R.E.) o generales o coroneles (R.E.) compartiendo tertulia y mesa con ex ministros de un "pasado oprobioso" (según la leyenda) contactos estos que, visto el odio que nos embalsama, dejan sorprendido aun a aquel ser que ha perdido la "facultad de asombro". Y no nos parece mal; nos parece bien. Y nos parecería mejor que trasladaran esa forma de convivir al escenario nacional más allá de la empresa, del interés o de la anécdota. Resultaría contagiosamente útil; los etiquetamientos y las incredulidades desaparecerían, los servicios de informaciones trabajarían menos y mejor, y durante un tiempito –aunque fuera corto- nos dedicaríamos a construir una Argentina 1963 extrayéndola de su herrumbrado estilo de vida.

Pero es difícil el intento...

Todo empieza y termina en la mesa o en la Sociedad Anónima.

De esta extraña "manera de vivir" hablaron importantes ejecutivos de empresa, justamente en la ancha y larga mesa que se tendió en la Plaza para efectuar la "presentación en sociedad" del EJECUTIVO DEL AÑO, honor que recayó en el ingeniero Claudio Crusizio (44 años, italiano, nacionalizado, argentino, hace 7 años que se afincó en buenos Aires; casado con Lidia Caneva, argentina; dos hijos: Claudio (2 años) y Fabio (1 año); alto, de rostro transparente, anteojos copiados a Jean-Paul Sartre, aparentemente sin temperamento fuerte y con cierto aire de intelectual sólido, no verbalístico, capaz de llevar una empresa a facturar en 365 días unos 2.000 millones de pesos).

Todo el mundo quería descubrir el "fenómeno" que había ocupado el liderazgo por sobre aptitudes tan probadas como las de Miguel Podolsky, James Mc Cloud, Wolf Weindrach, Clutterbuck, Ovidio Giménez, Mario Alessandro o el ingeniero Pérez (de Gas del Estado). Junto a él, observándolo de soslayo, el joven secretario de Industria, Alfredo Concepción (entró por concurso al IAPI en 1946).

Hubo explicaciones; discursos; decálogos a modo de "Breviario del Ejecutivo", todo, hecho con poco ritmo y acaso con no muy clara idea de que en 1963, Lyndon Johnson necesitó 15 minutos ante el Congreso de la Unión para decir cuáles serían la imagen y la acción de su gobierno tras la supresión de John Kennedy.

Hasta que se levantó Crusizio. Tomó cuatro carillas, demoró 8 minutos en leerlas y consiguió que una audiencia aplastada se revitalizara y lo escuchara: es QUE DIJO COSAS.

1) Contó que Adriano Olivetti, en 1952, frente a una etapa de crisis tenía una alternativa: despedir a 500 trabajadores a instaurar una política de expansión dinámica, más audaz (esto, difícil y peligroso). Eligió ese camino. "siento que el país está en esa misma coyuntura. O aquí se aumenta la desocupación, se vuelve a la economía pastoril y se sigue cubriendo con más burocracia estatal los déficit progresivos de trabajo industrial, o se lanza a las empresas a la expansión con medidas de conjunto y se estimula la explotación intensiva de las bases industriales, de la minería y del agro y se alienta el consumo de este gran mercado interno, compuesto por hombres y mujeres que aspiran, como muy pocos pueblos del mundo, a un alto nivel de vida."

2) "Los capitales del exterior acudirán a este clima de prosperidad. Equivocados están los que pregonan una estabilidad monetaria forzada a costa de la producción y del consumo, si creen que con ello se atraen a los inversores extranjeros."

3) "En un país con buenos ejecutivos, la acción conjunta impulsa la abulia de los gobiernos."

4) "Cuando está en crisis la gran empresa que es el país, ninguna empresa puede beneficiarse, aunque lo parezca, con paliativos individuales."

Crusizio a esta altura tenía a todo ese conjunto humano totalmente tomado. Y fue entonces cuando remató su charla-explicación: "No somos monstruos, no somos elefantes blancos ni vacas sagradas. Los ejecutivos, no obstante nuestra inmensa oficina, nuestro enorme escritorio, nuestros tantos teléfonos, somos padres, esposos, ciudadanos ejemplares, somos hombres ejemplares..."

Alfredo Concepción se quedó mirándolo largo rato, y en la noche se escuchó el único aplauso ancho, sin compromiso.

Crusizio se había permitido brindar toda una lección de la función que tiene que cumplir el empresario 1963 en la Argentina repetida. Forzando a los políticos a salir programas y a entrar en realidades.

Todos se quedaron reflexionando...

Y ya es importante que, además de hacer, pensemos...

("Hoy día lo que trata de ser perfecto, retrasa..." PAUL VALERY)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr