Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REPORTAJES AL PAIS
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Reportaje al “Automóvil inmoral”, 19 de Diciembre de 1963

DIARIO EL MUNDO - 19 DE DICIEMBRE DE 1963

REPORTAJE AL "AUTOMOVIL INMORAL"

El ingeniero Francisco García Olano, economista sensible, capaz de producir un plan para un país que tiene habitantes "con nombre y apellido", y a quien un día, en este mismo año, a propuesta de la Aeronáutica se le ofreció la cartera de Economía, que no admitió, fue el director de las obras de construcción del subterráneo que transita entre Constitución y Retiro, allá por 1930. Cuenta él, como anécdota con analogía inmediata, que un día recorría las obras y descendió en Bernardo de Yrigoyen, cerca de Avenida de Mayo, para una inspección ocular. Encontró al capataz radiante, eufórico.

García Olano: ¿Qué novedades hay?

Captaz: ¡Señor ingeniero, hoy se está extrayendo tierra como nunca...! Ahora vamos bien... ¡Con qué facilidad!...

García Olano recorrió la instalación y, volviéndose súbitamente al capataz, le espetó:

-¡Hombre...! Lo que está pasando es que el túnel se desmorona...

Cuando leemos, bien publicitadas ciertas actitudes que tratan de recrear "LO MORAL" como elemento contundente para construir la "Argentina soñada", juzgamos que quienes habitan en la anécdota, inclusive de bonísima fe, están felices sin comprender que en torno de ellos un mundo se desmorona. Viene esto a cuento de una decisión que tomó hace horas el flamante presidente de la Caja Nacional para Profesionales, doctor José Enrique Pfleger, resolviendo prescindir de los servicios "de automóvil y chofer que le estaban destinados para su cargo, y seguir utilizando los medios de transporte colectivo que siempre usó". El directorio, complacido por este desprendimiento, fijará en su próxima reunión la fecha de venta del AUTOMOVIL INDECOROSO.

Este tipo de renunciamiento estaba a tono con la mentalidad de principios de siglo, donde la idea motorización podía exhibirse con un "slogan" automóvil-lujo. Pero Ford, en 1909, anuncia que "construirá un automóvil para la gran masa". Transforma la imagen "automóvil-sensualidad-poder" y lo alcanza a la "gente menuda". Llama a los periodistas y les explica el aumento de salarios (5 dólares las ocho horas) a sus obreros, así: "La industria tiene que arreglárselas para mantener los salarios altos y los precios bajos, porque, de otro modo, ella misma limitará el número de sus clientes. LOS MEJORES CLIENTES DEL INDUSTRIAL DEBEN SER SUS PROPIOS TRABAJADORES".

Si a este planteamiento de extensión social se aplica, además, la realidad del país; costo de vida en alza vertiginosa; de 700.000 a 1 millón de desocupados; con la capacidad tributaria agotada (según Gómez Morales); con una disminución de producción industrial del 20 por ciento con respecto a 1962; con 600.000 chicos que repiten el grado; con 600.000 muchachos que desertan de la Universidad en los últimos 7 años; con un déficit presupuestario que supera los 70 mil millones de pesos, ¿qué impacto puede causar que un funcionario resigne el uso de su automóvil oficial?

No es que se reproche la mera actitud del Dr. Pfleger, imbuido, acaso, de una ola de moral, y llevado por la alta divisa de "dar el ejemplo". Pero ocurre que el MAL no está en el "AUTOMOVIL-INMORAL". Estamos en 1963; el automóvil es herramienta de trabajo. Si el Dr, Pfleger un día por razones de trastornos en los transportes no llega a su despacho y no puede firmar las providencias dentro de urgencias determinadas por este tiempo, ¿cuánto le cuesta la demora al país? Además, ¿cuánto se puede recuperar por el automóvil? Es decir, no es el gesto, es el SIMBOLO, es el despiste. Argentina no va a salir de su drama, aunque el ejemplo del Dr. Pfleger sea imitado por todos los funcionarios de la Administración Pública. Es como querer ir a Europa o a EE. UU. en barco en vez de usar el "jet" de Pan American que lo deposita en 9 ½ horas en vuelo directo, so pretexto del gasto. Son otros tiempos; las soluciones urgida y urgentes, o se encuentran o se hurtan.

Hay 11.347.600 automóviles en EL MUNDO. Hay un automóvil por cada 27 habitantes, según última estadística. En Gran Bretaña y en Francia, donde funciona la densidad más elevada, hay un coche cada 7 habitantes. Y nadie se mesa los cabellos.

No insistamos en prejuicios medievales. Como confundir pelucas con erotismo.

La solución argentina está más allá del "chofer y del automóvil oficial". No es un tiempo este como aquel que llevó a Hipólito Yrigoyen a decir sutilmente: "El 90 por ciento de los problemas de esta época los arregla el tiempo; el otro 10 por ciento no tiene arreglo...".

Aquí, hoy 1963, nadie cree solo. No basta con plantar... como nos enseñaron en las horas prodigiosas de la escuela cuando nos contaban el cuentito de la "tierra rica".

Mientras no salgamos de la anécdota corremos el riesgo de que el próximo censo se haga sobre estatuas de sal...

("El automóvil ha llegado a ser un instrumento de liberación que multiplica las posibilidades de acción, permitiendo dominar al " ING. FERNANDO PICARD)

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más reportajes
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr