Inicio Bernardo TV Participe Archivo
ARCHIVO - REVISTA EXTRA
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
La carta de Onganía, Agosto de 1965

REVISTA EXTRA - AÑO 1 - Nº 2 - AGOSTO 1965

LA CARTA DE ONGANIA

En una embajada, durante la recepción en honor del Nuncio, Arturo Illia divisó a José María Guido. Con un edecán le rogó se aproximara. Así lo hizo el ex presidente. Illia lo tomó suavemente del brazo y, a boca de jarro, le preguntó:

-¿Cómo cree que van las cosas...?

Guido (desprevenido y sin escapatoria). -Y... este, más o menos bien, en fin, yo creo que bien...

Illia. -¡Es lo que yo digo!... Vamos bien...

En la cara de José María Guido se dibujó el rictus de la confusión. La misma confusión y desagrado con que Juan Carlos Onganía -sobre él recae la máxima atención nacional, aun ausente- escuchó los 85 minutos de discurso del presidente durante la comida de las Fuerzas Armadas. Cuando concluyó hubo 10 segundos de aplausos secos y todo el mundo observó que alguien no aplaudía: Onganía. Después explicaría: "Entiendo que un militar no debe aprobar ni desaprobar un discurso presidencial. El aplauso, en estos casos, está de más..." Hay muchos actos que para Onganía están de más: por ejemplo, visitar Francia oficialmente. Durante su actual viaje por Europa -premonitorio de que a fin de año, por voluntad propia abandona la comandancia en jefe- rechazó la invitación francesa. "A París como viaje privado, sí...", comentó uno de sus ayudantes. Onganía no simpatiza con el caudillismo de De Gaulle, ni con su "tercer mundo", y no quiso, con su presencia oficial, prestarse a interpretaciones. Es cauto y gusta de pisar firme. Cuando alguna vez le ofrecieron el Poder-Poder, incluso con masivo apoyo popular, preguntó: "¿Llegar al Poder para hacer qué?" -"Después veremos", contestaron los ofertantes. Onganía dijo no. Y siguió siendo el "HOMBRE-QUIETO", inquieto... Mientras, el general Rosas aseguraba dos años más su actividad. Por decreto fue designado embajador.

El país, por supuesto, no terminaba en el campo político. A la misma hora, Luis Federico Leloir, recibía y donaba el premio Fundación Bunge y Born -1 millón de pesos a la investigación- e insistía en criticar el escapismo de los que sueñan con el exterior criticando al país. Actitud derrotista que se maneja entre dos generaciones: los "viejos" que añoran "el país que teníamos", y los jóvenes que tienen un bocadillo predilecto: "de este país hay que irse". Pero para irse, el gobierno, no por razones anímicas y sí supuestamente económicas, proyectaba cobrar 50.000 pesos por un pasaporte. Con lo que perjudicaba exclusivamente a "los que no pueden irse". Creaba condiciones así de un "campo de concentración" por rigor económico. En tanto, el maestro Borges, el mejor prosista de su tiempo, se encaraba con Carlos Gardel en la tumba; sostenía en declaraciones periodisticas que el cantor amariconó el tango dándole languidez y ternura, y explicó que detestaba su sonrisa parecida a Perón. ¿Un ataque al mito popular por autoimpotencia de alcanzar esa dimensión? También en Julio, un joven estudioso, el ingeniero Guillermo Laura, analizando el déficit ferroviario, aseguraba en "Clarín" que "si el Estado cerrara los ferrocarriles y pagara la totalidad de los fletes correspondientes a las cargas y la totalidad de boletos de los pasajeros que actualmente viajan por tren, le sobrarían alrededor de 25.000 millones de pesos de déficit de 60.000 millones que da el presente ejercicio. Con ese ahorro se construye una red subterránea de igual longitud a la que existe hoy en la Capital Federal. Y sobrarían aún 3.000 millones que facilitarían la construcción de 1.500 escuelitas rurales..."

El país seguía poblado de rumores. Aramburu hablaba de un "golpe de inminencia", y Federico Toranzo Montero, ante los generales Ossorio Arana, Carlos Severo Toranzo Montero, Horacio Soaso y Enrique Passo Viola, aseguraba que "los dos primeros presidentes argentinos comunistas fueron "Perón y Frondizi".

El almirante Rojas era acusado de "asesino" por el "Bebe" Sarrabayrousse Varangot, al abandonar de madrugada "El tropezón", y los empresarios argentinos, tan fraccionados como siempre -gastando 17.000 millones de pesos en publicidad para sus productos y promocionando ellos su acción vital sobre el país- exhibían notorias señales de desaliento frente a una línea económica que traba y confunde.

El peronismo hace tan buena letra que ya se lo acusa de "cómplice complaciente", y el oficialismo puede intentar en las próximas horas un golpe de efecto: Ricardo Balbín, llevado a una especie de PREMIER.

Mientras todo esto ocurría, intentábamos formalizar el presente número. Más allá de la anécdota, por encima de los hechos episódicos. ¿Me permite algunas recomendaciones al empezar a leer EXTRA? Escarbe con detenimiento y siga ¡Por favor! Hasta el final, el proceso de los 28 días que conmovieron al país. Encuéntrese también con un pasado reciente en el valiosísimo cuento de Leonardo Castellani: "El Caso de la Casa de Gobierno". ¡Léalo!...

La historia secreta de Independiente constituye un trabajo único de Pepe Peña.

El resto lo dirá usted.

Y ya mismo nos ponemos a pensar en septiembre. Por que, no podemos no morirnos, no podemos no sufrir, pero no podemos NO LUCHAR.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas
Ediciones anteriores
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr