Inicio Bernardo TV Participe Archivo
A MIS AMIGAS Y AMIGOS…
Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
22 de Febrero de 2008
Me cansé de esperar la voz de la Iglesia porque mi Catedral fue profanada y un silencio atroz, que no condena la depredación sino que hace monstruosa la amoralidad que nos impregna en el día a día.
 

El Episcopado, ni una palabra; el Nuncio Apostólico, navegando entre la supresión del Obispado castrense y el nuevo envío del mismo divorciado para ser embajador en el Vaticano. El matrimonio, ¿no tiene otro?

¿Cuántas mejillas tenemos que tener?

¿Vale la pena, para conseguir la reconciliación, permitir que en nuestro Templo MÁXIMO haga sus necesidades fisiológicas Hebe de Bonafini y su fundación S. A.

Pasaron ya tres semanas. Hablé con católicos de primera línea: han CAPITULADO. El cardenal, a quien tanto respeto, también.
 
La justificación de un pedido de asilo no se compadece con estas señoras que transforman su supuesta justicia en venganza. Y, sobre todo, en un fluido negocio económico: buscan resarcimiento del bolsillo, no del alma. En la Catedral esperaban 4 millones de pesos y no un sacerdote que fuera a calmar su dolor.
 
¡UN BASTA YA!,  se instaló en mi corazón, salvo que los católicos hayan dejado de existir en la Argentina. ¿Dónde está Juan Llach, José Luis de Imaz, los 15 mil alumnos de la Universidad Católica y sus padres, el millón de peregrinos que va a Luján o a visitar a la Virgen de San Nicolás? Un rabino y una diputada nacional judía fueron las únicas voces.
 

¿Ustedes se imaginan la reacción si hubiera sido humillada la fe en un templo judío o de cualquier otra religión? ¿Ya no creemos en Dios?

¿No hay última cena porque serían 12 los Judas-apóstoles?

¿Hay que repetir la muerte de Jesús en la cruz?
 

Más grave aún: cometido el sacrilegio, las heroínas se fueron a abrazar con la señora presidenta de la Nación que, entiendo, se llama Cristina Fernández de Kirchner. Con televisión incorporada, mostrando la felicidad del poder político por la dura blasfemia a la Iglesia.

En estos 21 días, ¿qué hicimos, además de cruzarnos de brazos? ¿Se puede hacer algo cruzado de brazo?
 

Tenemos que ir a la Catedral, no a la Plaza de Mayo ya usada como trapo de piso, y REZAR.

Jesús, dirá: “Perdonadlas, no saben lo que hacen”.
 

Sí saben lo que hacen. Con 4 millones de pesos, saben bien lo que hacen.

Hagamos responsable al Gobierno nacional y a todos aquellos que aceptaron enviar el cheque para que las señoras no siguieran defecando.
 
Un grupo de católicos de manos limpias tienen que indicar el día y la hora para la cita en la Catedral. Y lograr que ante sus fieles el cardenal rompa su pacto de silencio y denuncie este oprobio.
 

Si así no lo hacemos, Dios y la Patria nos lo demandarán.

 

BERNARDO NEUSTADT,

desde una conciencia no abatida: INSISTIR, PERSISTIR, RESISTIR. 

 

 

Pd: Insisto, el pavoroso silencio católico es el espejo de una sociedad resignada a ver la demolición moral y espiritual del país de sus hijos y sus nietos. Si vamos en masa, edificaremos el futuro. Hay un momento en que vale la pena ser fundamentalista: es decir, vivir con nuestros fundamentos y que la historia no nos considere desertores de nuestra

fe.

Ampliar tipografía Reducir tipografía Recomendar el sitio Imprimir la página Agregar a Favoritos
Ver más notas a mis amigos
A mis amigos
  Bernardo Neustadt TV
Ver más videos
  Fotos destacadas
Ver más fotos
  Bernardo 2.0
ODEO YouTUBE Flickr
 A mis amigas y
 amigos...
20 de Agosto de 2009
El día del periodista: un pequeño homenaje y algo más. Nota de Gabriela Pousa (5 de junio de 2009) en conmemoración al día del periodista 7 ...
Ver nota
Publicaciones
Archivo de publicaciones de Bernardo Neustadt
Archivo de publicaciones de
Bernardo Neustadt
XML
ODEO YouTUBE Flickr